Rigoletto

Rigoletto es una ópera en tres actos con música de Guiseppe Verdi y libreto en italiano de Francesco María Piave, con base en la obra de teatro «El rey se divierte» de Victor Hugo.

Rigoletto, junto a El Trovador y La Traviata, forma parte de la triología popular operística, que compuso Verdi a mediados de su carrera.

Esta ópera es un drama, que acaba en tragedia y aunque trata de pasión, engaño y venganza, el tema de fondo esencial es el amor filial.

El protagonista es un bufón jorobado en la corte del ducado de Mantua.

El estreno de la ópera «Rigoletto» tuvo lugar en 1851, en el teatro La Fenice de Venecia.

Esta ópera es la más original de su época, y Verdi instauró con ella valiosas innovaciones, tanto a nivel artístico como contractual.

Rigoletto

Madurez de Verdi en Rigoletto.

Cuando Verdi escribe esta ópera, ya había perdido a su esposa y sus dos hijas, en un breve espacio de tiempo.

Es muy posible que Verdi eligiera esa historia para su libreto, por la similitud de sus sentimientos con respecto a los del protagonista, e incluso para consolar su desolación.

No obstante, hay una diferencia entre él y Rigoletto, ya que éste último es culpable de su propia tragedia, mientras que Verdi sólo ha sido víctima de un funesto destino.

Esta ópera está claramente identificada en el periodo romántico, que corrió a lo largo del siglo XIX.

Innovación contractual con Rigoletto

Verdi con esta ópera, también rompe los moldes en cuestiones contractuales, pues hasta ese momento, las partituras eran vendidas a los teatros o empresarios por los compositores.

En este caso, Verdi vendió la partitura por 6.000 liras al Teatro La Fenice, cediéndole solamente los derechos del estreno.

Después vendió los derechos de autor a la Casa editorial Ricordi, otorgándose un porcentaje de todos los beneficios que se obtuvieran del alquiler de dicha partitura, a las orquestas que fueran a hacer uso de ella.

Por tanto, Verdi es el que empieza a dar forma a lo que hoy en día conocemos como «Derechos de autor».

    EL LIBRETO DE RIGOLETTO

    Guiseppe Verdi, compositor de Rigoletto

    Guiseppe Verdi, compositor de Rigoletto

    10 de octubre de 1813 (Le Roncole – Primer Imperio francés).

    27 de enero de 1901 (Milán – Reino de Italia).

    Compositor de ópera italiano, de los más reconocidos de su tiempo.

    Dentro de la corriente romántica, su obra se desarrolla, entre el bel canto (Rossini y Donizetti) y el verismo (Puccini).

    Francesco María Piave, libretista de Rigoletto

    Francesco María Piave, libretista de Rigoletto

    18 de mayo de 1810

    Murano – Venecia – Italia.

    5 de marzo de 1876

    Milán – Italia.

    Libretista y poeta, colaborador y gran amigo del maestro Verdi, durante toda su vida.

    Victor Hugo, escritor de la obra base de Rigoletto

    Victor Hugo, escribió la obra base de Rigoletto

    26 de febrero de 1802 (Besanzón – Francia).

    22 de mayo de 1885 (París – Francia).

    Poeta, dramaturgo y novelista romántico francés, siendo considerado, cómo uno de los más ilustres de la lengua francesa.

    Sus obras han servido de inspiración para componer 85 óperas, encontrándose entre los compositores de las mismas, figuras como Donizetti, Verdi, Músorgski, etc.

    Verdi se inspiró en la obra «El rey se divierte» de Victor Hugo para componer Rigoletto.

    El rey se divierte de Victor Hugo

    Este drama romántico se estructura en 5 actos, y fue estrenado el 22 de noviembre de 1832, para ser prohibido en la jornada siguiente, por su contenido inmoral.

    Según las autoridades, pues criticaba a la nobleza, poniéndolos en evidencia, e incluso citando los nombres reales de los mismos.

    La obra no pudo volver a representarse hasta 50 años después.

    Sin embargo, en ese mismo año de 1832, se vendieron cinco ediciones del libro, por lo que todos los franceses conocían el drama de Victor Hugo.

    El argumento de «El rey se divierte»

    Cuenta las andanzas del rey Francisco I de Francia, en el siglo XVI y su corte, el cual se pinta, como un mujeriego sin escrupulos, que se sirve de su bufón, Triboulet, para propiciar sus conquistas amorosas.

    Pero los enredos del argumento, llevan a que el rey y la hija del bufón, la cual, estaba protegida celosamente por su padre, tengan un encuentro amoroso, que llega a oidos de Triboulet, el cual se propone matar al rey.

    Sin embargo, la tragedia se fragua cuando la asesinada es su propia hija.

    Obra basada en valores contrapuestos

    Verdi se sentía atraido por la obra de Victor Hugo debido a la similitud de los ideales literarios que ambos tenían, como pueden ser la oposición entre el bien y el mal, el amor y la muerte, el vicio y la virtud, etc.

    Todo ello forma parte de la esencia del espiritu del siglo XIX.

    Verdi se encontraba en la cima de su carrera, cuando escribió Rigoletto.

    Con 37 años, ya había ganado gran prestigo con sus obras, basadas en temas históricos.

    Pero supo dectectar los cambios en el gusto del público italiano, el cual tras la derrota de Italia en 1849, quería obviar los argumentos patrioticos.

    Esto llevo a Verdi a centrarse en la personalidad humana y su psicología, lo que estuvo desarrollando hasta sus últimas obras Otello y Falstaff.

    Origen de Rigoletto

    Verdi recibió el encargo de esta ópera seria, desde el Teatro de La Fenice y de inmediato, comunicó a su libretista, F.M. Piave, que estaba entusiasmado con la obra de Victor Hugo «El rey se divierte».

    A su entender, era el drama más grande de estos tiempos, y cuyo personaje «Triboulet» era digno de Shakespeare.

    Encargando a Piave de que se ocupara de conseguir el permiso necesario, para poder escribir el libreto en base a esa obra.

    En los inicios la ópera se llamó «La maldición», en vez de Rigoletto.

    Al igual que «El rey se divierte», Rigoletto, fue objeto de una fuerte censura por parte de las autoridades.

    Esto hizo cambiar a Verdi, desde la época histórica del siglo XVI, a un tiempo contemporáneo, hasta los personajes y las escenas.

    El rey Francisco I, pasó a ser un imaginario Duque de Mantua, Triboulet pasó a ser Rigoletto, Blanche se convirtió en Gilda, etc.

    Por fin, en diciembre de 1850, le llegó el permiso de aceptación del borrador, y en Marzo de 1851, tenía que estrenarse, pero ya Verdi tenía practicamente compuesta la música con antelación.

    Esto se ha descubierto recientemente, por escritos encontrados en su casa de Santa Agatha.

    EL ESTRENO DE RIGOLETTO

    El estreno de Rigoletto en La Fenice de Venecia tuvo lugar el 11 de marzo de 1851 y fue un éxito grandioso.

    Rigoletto fue interpretado por Felice Varesi, Raffaele Mirate era el Duque y Teresina Brambilla era Gilda.

    A la mañana siguiente todo el mundo cantaba en la calle el aria del Duque de Mantua «La donna è mobile».

    Unos años después, se supo por la hija de Varesi que su padre, al interpretar a Rigoletto, se sentía bastante incómodo cn la joroba postiza y estaba tan nervioso que se no atrevía a salir al escenario, pero Verdi lo empujó de tal forma que entro en escena dando un traspiés que encantó al público y lo consideró como un chiste del guión.

    El estreno en Francia de Rigoletto.

    Cuando la ópera de Verdi, Rigoletto, fue a estrenarse en Francia, Victor Hugo se opuso ya que su obra de teatro, origen del libreto de ésta ópera, aún no podía ser representada en su país, por lo que «Rigoletto» tuvo de esperar 6 años para poder ser vista en París.

    Royal Opera House de Londres

    Estreno el 14 de mayo de 1853

    Academia de Música de New York

    Estreno el 19  febrero 1855

    Teatro

    La Maestranza de Sevilla

    Estreno el 19 de junio de 2013

    Según Operabase,

    «Rigoletto» figura en el puesto 10 de las más representadas, siendo la 6ª en Italia y la 2ª de Verdi, después de La Traviata

    PERSONAJES

    RIGOLETTO - Barítono

    El papel de Rigoletto

    es el de un antihéroe romántico, como protagonista de esta ópera.

    No es la primera vez que se da a un barítono el protagonismo de una ópera, de hecho Verdi ya lo hizo en Atila y en Macbeth.

    Pero sí es la primera ocasión en la que un barítono además de ser protagonista tiene un papel extenso y preponderante, muy desarrollado.

    Es un personaje lleno de luces y sombras que podría catalogarse como shakesperiano, pues a la vez que es mezquino y capaz de ordenar un asesinato, ama a su hija tiernamente.

    Su rol es sumamente complejo

    Rigoletto debe manifestar tanto la soledad y la rabia de ser discriminado por la sociedad debido a su cuerpo deforme.

    También siente odio y desprecia el amor en los demás, jugando sin piedad a propiciar las conquistas lujuriosas de su amo, pero sin embargo, también se muestra tierno hacia su hija, dando al personaje calidez y firmeza para envolver a su hija y protegerla de todos los peligros.

    Por último, también se muestra derrumbado y culpable a ser víctima de la maldición y con ello arrastrar a su hija a la muerte.

    Este personaje de Rigoletto está inspirado en el Triboulet de la obra «El rey se divierte» de Victor Hugo, quien dijo estas palabras de su bufón “Triboulet es deforme, está enfermo, es el bufón de palacio; triple miseria que le hace ser malvado.

    Triboulet

    Odia al rey porque es el rey, a los nobles porque son nobles, a los hombres porque no tienen todos una joroba en la espalda.

    Su único pasatiempo consiste en enfrentar sin descanso a los nobles contra el rey, doblegando al más débil ante el más fuerte.

    Deprava al rey, lo corrompe, lo embrutece, lo empuja a la tiranía, a la ignorancia, al vicio. Pero Triboulet es hombre, es padre: tiene una hija.

    Triboulet no tiene en el mundo más que a su hija: la oculta de todas las miradas en un barrio desierto.

    Cuanto más hace circular el contagio del libertinaje y del vicio, más aislada tras los muros mantiene a su hija. Educa a su niña en la inocencia, en la fe y en el pudor.

    Su mayor temor es que ella caiga en el mal, porque él, malvado, sabe cuánto hace sufrir”.

    EL DUQUE DE MANTUA - Tenor

    El duque de Mantua, amo de Rigoletto  

    es el antagonista de ésta ópera, lo cual es bastante novedoso, pues lo habitual es que el tenor sea el protagonista.

    El duque de Mantua es un personaje ficticio que tiene su modelo textual en el rey Francisco I de Francia en la novela de Victor Hugo.

    Esta obra define al rey, como un hombre vil que trata  a las mujeres como si fueran juguetes sexuales sin importarle su persona o condición.

    En esta ópera, el duque se muestra en esa línea y además se rodea de cortesanos, que por miedo o por similitud de valores, obran en pro de su diversión, sin escrupulos ni piedad por los demás.

    Este tenor es el que canta la más famosa de las arias de la historia de la ópera en el tercer acto: La donna è mobile.

    GILDA - Soprano de coloratura

    Gilda es la hija de Rigoletto,

    que vive encerrada en su casa por orden de su padre, el cual la protege de forma desmedida por temor a que sea víctima de la lujuria del duque y su corte, o de otros hombres de la misma condición.

    Ella es obediente y pura, pero tiene muchas preguntas sin respuesta que su padre no quiere aclararle.

    En sus salidas a misa es observada y seducida por el duque, quien consigue que la joven se enamore inocentemente de él y por ese motivo, sea capaz de mentir a su padre, desobedecerlo y caer sin remedio en las redes del duque.

    EL CONDE DE MONTERONE - Barítono

    El conde de Monterone 

    forma parte de la corte del duque y como a muchos otros de su corte, el duque lo ha ultrajado seduciendo a su hija.

    Este noble se siente muy afectado y ve como causa de sus desdichas al bufón Rigoletto, ya que éste es el que facilita al duque todas su comquistas.

    Para vengarse, lanza una maldición sobre Rigoletto, que atormentará al bufón durante toda la obra, includo induciéndolo hasta la tragedia final.

    GIOVANNA - Mezzosoprano

    Giovanna es la doncella de Gilda y cuida de ella con mucho tesón, hasta que es tentada por el duque, para que le facilite el acercamiento a su ama de forma retribuida, a lo que ella accede permitiendo que puedan encontrarse.

    OTROS PERSONAJES

    • Sparafucile, sicario borgoñón – Bajo
    • Maddalena, hermana de Sparafucile – contralto
    • Marullo, cortesano – barítono
    • Matteo Borsa, cortesano – tenor
    • Conde Ceprano – bajo
    • Condesa Ceprano – mezzosoprano
    • Un paje – (mezzosoprano, papel con calzones)
    • Un ujier de la corte – Bajo

    EL CORO

    El coro tiene en esta ópera una personalidad concreta, la de los cortesanos, los cuales son visualizados por el compositor como personajes vulgares ,que no merecen ningúna excelencia en la melodía que los representa.

    En el tercer acto se transforma el coro para dar voz al viento que se crece con la tempestad.

    LA ORQUESTA

    El papel de la orquesta

    Es muy prominente en esta ópera, ya que en algunas escenas más que acompañar a las voces, son ellas las que acompañan a la orquesta, siguiendo el modelo de conjunto musical que Verdi presenta como novedad en esta obra.

    La orquesta exige 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes, 4 trompas, 2 trompetas, 3 trombones, cimbasso, timbales, bombo, címbalos y cuerdas. Fuera de escena: Banda, bombo, 2 campanas, máquina de truenos. En escena: Violnes I y II, violas y contrabajos.

    EL ARGUMENTO DE RIGOLETTO

    La historia se desarrolla en la corte del Duque de Mantua, el cual es un noble libertino y lujurioso, que sólo busca el placer en las mujeres, sin importarle quienes sean, ni lo que ellas desean.

    Rigoletto es el bufón de la corte del Duque de Mantua, al cual le sirve como criado y  brazo ejecutor de sus continuas fechorias amorosas.

    Rigoletto a los ojos de su amo y su corte es un hombre ruin y sin escrúpulos, que vive sólo para burlarse de todos los que le rodean, y por ello es odiado y humillado continuamente.

    Debido a sus burlas sin piedad, uno de esos nobles, el Conde de Monterone, le maldice ante todos.

    Esto afecta mucho a Rigoletto, quien se siente atormentado por la maldición que caido sobre él.

    El bufón Rigoletto

    Esconde su vida privada con gran celo, de manera que tiene una hermosa hija a la que ama tiernamente, y a la que protege con todo su ser, sobre todo del Duque.

    Nadie mejor que Rigoletto, para saber qué peligros correría su hija, sí su señor conociera su existencia.

    A pesar de los desvelos de Rigoletto, su hija Gilda, cae en las redes del duque, enamorándose perdidamente de él.

    Gilda es raptada por algunos nobles de la corte del duque, con objeto de fastidiar a Rigoletto, pues pensaban que era la amante del bufón, y a su vez para satisfacer al duque con el obsequio de esta hermosa joven.

    Cuando Rigoletto se entera de que su hija está en manos del duque, se dispone a rescatarla, pero los nobles se lo impiden y el bufón primero les amenza, luego les ruega y por último les implora que le permitan llevarse a su hija.

    Cuando consigue llevársela y comprobar que ha sido engañada y vejada por el duque, jura vengar la afrenta de la que ha sido victima Gilda.

    Y a raíz de ésto, contrata a un sicario para matar al duque, pero por un malentendido, todo sale mal y el asesino se equivoca de victima y da muerte a Gilda en lugar de al duque.

    Cuando Rigoletto descubre a su hija moribunda, reconoce que la maldición ha recaido sobre él, con esta desgracia tan dolorosa y así termina la tragedia.

    ACTO I –  Cuadro I: Salón en el palacio del duque

    Se celebra una fiesta en el salón del palacio del duque, y éste presume acerca de su última conquista, una joven que nadie conoce y a la que él descubrió en la iglesia.

    Sin embargo, ahora su presa es la condesa de Ceprano, cuyo marido está presente en esos momentos.

    Rigoletto se burla de los nobles que están siendo ultrajados por el duque, y anima a éste a quitárselos de enmedio. Los nobles, a su vez, murmuran que Rigoletto tiene una amante escondida.

    Uno de esos nobles que ha sido deshonrado por el duque en la persona de su hija, y del que Rigoletto se está burlando, en ese instante, aparece en la escena pidiendo venganza, pero es arrestado y antes de que se lo lleven, lanza «la maldición» que termina por obsesionar a Rigoletto hasta llevarlo a la perdición.

    ACTO I –  Cuadro II: Patio de la casa de Rigoletto y la calle donde se encuentra

    Rigoletto regresa a su casa y se encuentra con Sparafucile, quien le cuenta que mata por dinero y se ofrece para cuando lo necesite.

    El bufón reflexiona sobre la ocupación de ese hombre y se compara con él, pensando que uno mata con un arma y otro con la maldad de su lengua.

    Por fin entra a su casa y se encuentra con su amada hija Gilda, la cual no sale más que una vez por semana para ir a la iglesia con su doncella, Giovanna.

    Gilda, pura inocencia.

    Gilda no sabe nada de su padre, ni siquiera su nombre, por lo que le manifiesta su necesidad de saber sobre él y su madre, pero sin obtener respuesta.

    Cuando Rigoletto se marcha, aparece en la casa el duque disfrazado de estudiante y pide ver a Gilda.

    El duque manifiesta su amor profundo, y ésta le corresponde con una amor desmesurado, descubriendo que es hija y no amante de Rigoletto.

    Después el duque se va, dejando a Gilda ilusionada por el que ella cree que es un estudiante que le ha declarado su amor eterno.

    Mientras tanto, se reunen en la calle algunos nobles con objeto de raptar a Gilda, pero se encuentran con Rigoletto y lo engañan diciéndole que van a llevarse a la condesa de Ceprano.

    La condesa vive en ese mismo barrio, pero ellos dicen, que van a hacerlo como un juego, poniéndose máscaras, por lo que Rigoletto accede a que le tapen los ojos y no se da cuenta de que está ayudando a raptar a su propia hija.

    Cuando lo descubre, cae desplomado ante «la maldición» que lo persigue.

    ACTO II –  El palacio del duque

    El duque piensa que Gilda ha sido raptada por alguien que quería robarsela pero los nobles le ofrecen a la joven y él se muestra muy complacido llevándosela a sus habitaciones.

    Rigoletto aparece buscando a su hija sin mucha insistencia y los nobles se burlan de él y le impiden el paso a la alcoba del duque, diciéndole que Gilda está con él. Rigoletto empieza pidiendoles que le permitan rescatarla y ante la negativa de ellos termina suplicando, sin éxito.

    Cuando aparece Gilda, ella le cuenta que está enamorada del duque y que ella pensaba que era un estudiante, pidiendo a su padre que lo perdone porque está arrepentido del engaño y la ama.

    Rigoletto está furioso y clama venganza.

    ACTO III-  Una calle donde está la casa de Sparafucile

    Rigoletto desengaña a Gilda, llevándola a las puertas de la casa de Sparafucile.

    Ella escucha como el duque seduce a Maddalena, la hermana del sicario, y manifieste lo que piensa de las mujeres, cantando la famosa aria «La donna è mobile».

    Después, Rigoletto indica a Gilda que se vaya y se disfrace de hombre para partir hacia Verona, a dónde él la seguirá más tarde.

    Sparafucile y Rigoletto acuerdan la muerte del duque y se separan.

    Una tormenta sorprende al duque en la casa de Sparafucile y se queda allí a pasar la noche.

    Mientras el duque duerme, Maddalena pide a su hermano que mate al bufón en lugar del duque, pero éste no quiere porque aún no le ha pagado.

    No obstante, le promete que matará al primer hombre que entre en la taberna y se lo ofrecerá a Rigoletto en el saco para que no pueda descubrir el engaño.

    La maldición se cumple.

    Todo eso es oido por Gilda, que vuelve a casa de Sparafucile porque aún ama al duque, y decide sacrificar su vida por la de su amado, dirigiéndose a la taberna, dónde es apuñalada por el sicario.

    Seguidamente, Rigoletto se encuentra con Sparafucile, quien le entrega el saco con el cuerpo de la víctima.

    Cuando Rigoletto se dispone a arrojar el cuerpo al río, oye la voz del duque dentro de la posada, aterrorizado abre el saco y descubre a Gilda que agoniza, quien le pide perdón.

    Gilda dice estar contenta de haber salvado a su amado. Después muere en los brazos de su querido padre, quien emite un desgarrado lamento: «La maldición».

    ANÁLISIS MUSICAL DE RIGOLETTO

    Guiseppe Verdi concibió esta ópera con un talento innovador capaz de situarla como la más representativa de su época.

    Se deben destacar una serie de atributos como los que se citan seguidamente:

    La unidad enunciativa de la obra es la escena y no el aria, como venía siendo habitual.

    Esto propicia que la importancia la tome el conjunto y no los componentes principales de la ópera, dandole igual protagonismo musical a todos los cantantes, incluido el coro y a la orquesta.

    De manera que las arias se suceden dentro del fluir de la escena sin interrupciones, como ocurre con «Questa o quella» o «La donna é mobile».

    Es decir, no hay espacio para que el público pueda aplaudir cuando termina el aria.

    Aportó al área vocal el concepto de barítono, el cual se basa en el bajo cantante que ya existía, pero le dió una sonoridad más elevada, teniendo un centro con mucha fortaleza y un nivel alto que llega hasta el fa.

    La orquesta pasa a ser un componente de primera línea.

    Es decir tiene tanta prestancia como el primer cantante, formando parte  de un conjunto, en el cual todas las partes son de primer nivel.

    El coro toma también un papel multidisciplinar de primera categoría con , constituyéndose en los dos primeros actos en un personaje, la corte, y en el tercer acto toma la voz como el viento que arrecia en la tempestad.

    Pero durante toda la obra actúa como narrador, comentando a veces lo que va ocurriendo y otras avisando de lo que viene a continuación.

    Verdi toma como eje de esta ópera la maldición que Monterone lanzó en el acto I y le asigna una nota básica, el DO.

    La nota DO se convierte en una tonalidad persistente que aparece por toda la obra como una espina punzando el corazón de Rigoleto.

      PRELUDIO

      Este breve preludio, de poco más de dos minutos, nos trae la esencia de toda la obra.

      Muestra el caracter dramático que nos espera en las escenas que vienen a continuación.

      No incluye nota festiva alguna, pues toda la obra está teñida por la tragedia que atormenta a Rigoletto: la maldición.

      El motivo musical de la maldición está inserto en la pertinaz repetición del grave y oscuro Do menor, a través de la percusión y repitiéndose de forma obstinada, el punteado doble y sin melodía.

      Dependiendo de la puesta en escena, esta pieza se toca con telón levantado y mostrando al duque haciendo gala de sus obscenas dotes, y rodeado de su complaciente corte, o bien mostrando una imagen estática de la fiesta de la primera escena.

        ACTO I

         

        Escena 1 – Tras la dramática obertura, como la luz al final de un túnel, surge la música festiva de la bacanal que se celebra en el palacio del duque. Toda la orquesta suena en tono alegre de diversión. Y en el escenario están el duque y toda su corte en medio de una orgía sin reparos, donde se maltrata a la hija de Monterone.

           

          El duque continúa vanagloriandose de sus dotes lascivas, cantando una famosa aria donde predica su gusto por las mujeres sin importarle de cual se trate.

             

            Escena 3

            De forma inesperada, aparece el conde de Monterone en la fiesta del duque, y reclama venganza por el ultraje que ha sufrido su hija a manos de dicho duque, (Marcando su canto con la nota DO).

            En ese momento la orquesta vuelve a traer el tema musical de la obertura y el coro entona «Monteroooooone» en el mismo acorde de «La maldición» del principio.

            Todos se burlan de él, principalmente Rigoletto. Ante esa burla, Monterone responde, lanzando una maldición sobre todos ellos, por no comprender el dolor de un padre por su hija vilipendiada.

            Esa maldición tendrá un efecto especial sobre Rigoletto, quien de inmediato se siente fulminado por ella, la cual lo sumirá en un tormento creciente, que le acompañará hasta el desenlace final.

              Escena 7

              El dúo que forman entre Rigoletto y Sparafucile nos muestra como más que cantar, los dos hombres declaman, cediendo el protagonismo a la orquesta que constituye el dúo entre el violonchelo y el contrabajo solistas, teniendo como fondo los clarinetes y los fagotes, que son los sonidos más oscuros de la orquesta, lo que propicia un ambiente siniestro.

              Este desarrollo preponderante de la orquesta es una de las originalidades que no tienen precedente en la ópera, y que incide en la misión de dar estructura  de conjunto a todos los componentes por igual, de ésta obra.

              Después del dúo, Rigoletto se queda solo y haciendo un simil de recitativo, en el que vuelve a aparecer la tonalidad de «la maldición», termina su monólogo.

              Entonces, cambia totalmente la música para dar paso a una melodía luminosa en Mi Mayor, que anuncia la llegada a su casa donde su hija lo espera.

                Escena 9

                Gilda y Rigoletto protagonizan este dúo en el que se muestra la sobreprotección del padre sobre la hija, que por no conocer nada de su vida, no sabe ni el nombre de su padre. Estos pasajes están llenos de ternura y se reflejan en el canto, sobre todo de Gilda, que es sumamente delicado y bello.

                  Escena 13

                  La hija de Rigoletto, a escondidas de su padre y gracias a que Giovana, su aya, obsequiada por el duque, facilita el encuentro con él y termina por enamorarse perdídamente de ese hombre, que se hace pasar por un pobre estudiante.

                  Al inicio de este gran aria de Gilda, el acompañamiento de la orquesta es mínimo,  el canto es pausado al ritmo del palpito de su corazón, mostrando su inocencia y su amor loco con coloraturas, que evidencian su juventud y su entusiasmo.

                  Gilda canta aquí una de sus preciosas arias,

                  «Caro nome»

                  dónde nos muestra, una vez más, la importancia en esta ópera del conjunto musical que Verdi quiso innovar, pues ella termina cantándola fuera de escena, y mezclándose el final de su canto, con el de los cortesanos, que entran en la escena, sin dar lugar a que haya intermedio alguno.

                    Escena 15

                    Rigoletto vuelve a su casa desolado por la obsesión que lo tiene en vilo. Y sigue con su canto marcado por los acordes de «la maldición».

                      Escena 15

                      Se encuentra con los hombres del duque que van a raptar a su hija, pero lo engañan diciendole que es a la condesa de Ceprano a quien pretenden llevarse, a lo que él se apunta animado, pero le vendan los ojos y lo confunden.

                      En este punto el coro hace una de sus extraordinarias intervenciones, con una musica perversa en «sotto vocce» , es decir, en voz baja y en tono de secreto, el coro que representa a los cortesanos, dice que van a vengarse de Rigoletto raptando a su hija, aunque ellos creen que es su amante.

                      Todos se van y Rigoletto se da cuenta del engaño, y de que se han llevado a su hija. En este punto se inicia una música escolofriante, que muestra la desesperación de Rigoletto y acaba el primer acto con los acordes y el grito de Rigoletto:

                       

                      «La maldición«

                        ACTO II

                        Escena 3 – Rigoletto aparece en el palacio del duque, donde los cortesanos acaban de entregar a Gilda a su amo. La aparición del bufón con su canto entre cómico y trágico, recuerda el caracter shakepiriano de su figura, de manera que en el peor momento de su tragedia se muestra con un inquietante canto lleno de sarcasmo «lara-lara-lara….»

                        Esta es una de las escenas más representativas de Rigoletto, que no constituye un aria en sí, sino un monólogo, que va transformándose en orden a los acontecimientos que le van ocurriendo sucesivamente.

                          Escena 4

                          Rigoletto en este momento entona con gran furia un soliloquio de tres pasajes con distintas tonalidades que componen la pieza «Cortigiani, vil razza dannata».

                          El primero se inicia con un obstinato en Do Menor, lleno de violencia acompañado de cuerdas en el que insulta desmesuradamente a los cortesanos.

                          Al darse cuenta de la inutilidad de esa actitud, pasa al llanto en la tonalidad de Fa Menor con «Marullo signore» que muestra a un hombre suplicante y humillado rogando por su hija.

                          Por fin, desemboca en una tercera parte, que pasa a ser una íntima música de cámara con punteos de Corno Inglés que persiguen a la voz de Rigoletto con un fondo de violonchelo haciendo un guiño a antiguas formas barrocas.

                            Escena 5 – Gilda aparece y pide a su padre que eche a los cortesanos porque debe hacerle una confesión.

                            Una vez solos, suena la misma melodía que utilzó Rigoletto al inicio del Povero Rigoletto! en su «lara-lara-lara…» pero con otro contexto y cantando Gilda, para contarle su historia con el duque desde el principio.

                              Escena 6

                              Una vez solos Gilda y su padre, suena la misma melodía que utilizó Rigoletto al inicio del Povero Rigoletto!, en su «lara-lara-lara…», pero con otro contexto, en el que Gilda  confiesa a su padre la relación amorosa que ha tenido con el duque.

                              Gilda muestra con esta melodia, cuánto siente haber decepcionado a su padre, ya que éste ha tratado siempre de protegerla a toda costa, y ella lo ha engañado con su peor enemigo.

                                Escena 6 – Ah! Piangi fanciulla

                                Rigoletto muestra aquí el inmenso amor que siente por su hija, toda su furia por el ultraje al que han sometido a su hija, pasa a convertirse en congoja, derramando dolor al cantar este aria.

                                  Escena 7 – Mientras Rigoletto y su hija aún estan en el palacio del duque, Monterone aparece nuevamente de forma espontánea para recriminar a Rigoletto que aún esté vivo, aunque realmente su odio es hacia el duque, el cual ya no podrá manifestar porque va a ser preso. A lo que Rigoletto responde recogiendo el testigo para llevar a cabo la venganza merecida contra el duque, ya que él también ha sido agraviado.

                                  Este pasaje está lleno de vigor musical que muestra esperanza de poder al menos vengar el daño ya acontecido.

                                    Escena 8 – Rigoletto y Gilda vuelven a estar solos y mientras él se vanagloria de la venganza que ejecutará de inmediato, ellale ruega el perdón para el duque, en un hermoso duo digno del final del segundo acto.

                                            ACTO III

                                      Escena 3 – Cuarteto Bella Figlia de l’amore

                                      Es sabido que la ópera nació con el objeto de acabar con la polifonía y dar paso al protagonismo de voces diferentes que cobran distintos protagonismos dentro del aria.

                                      Pero, con esta ópera, Verdi recupera la polifonía y la introduce en la escena dramática como nos muestra este cuarteto que incluye cuatro músicas diferentes y cuatro textos cantados distintos, claramente identificables que retratan los sentimientos enfrentados de cuatro personajes.

                                      El cuarteto:

                                      • el duque de Mantua,
                                      • Maddalena,
                                      • Gilda y
                                      • Rigoletto.

                                      1. El duque de Mantua tiene una melodía elegante, porque él es un noble y la música entona con su condición, pero cada frase del duque termina con un mordiente musical (ta ta ta) que representa las malas intenciones del duque.

                                      2. Maddalena, que es una prostituta, tiene una musica más vulgar y divertida, así como su forma de cantar que es fresca y ordinaria.

                                      3. Gilda, traicionada por el duque está viendo como él está seduciendo a otra mujer y canta llena de dolor, en un tono cromaticamente descendente.

                                      4. Rigoletto, canta con autoridad paternal, recriminando a su hija la advertencia que le hizo sobre el duque

                                      Esto requiere un desarrollo de sincronización musical tan exquisito que hasta el momento nunca había sido compuesto en ningúna ópera.

                                        Escena 5 – El coro en esta ópera deja de ser la voz de los cortesanos y pasa a ser el aullido del viento que va arreciando con la tempestad en un segundo plano.

                                          LA DONNA È MOBILE

                                           

                                          «La mujer es voluble» es una canción de la ópera de Rigoletto de las más conocidas de la lírica universal de todos los tiempos.

                                          Fue compuesta por Verdi a instancia de un tenor que precisaba lucirse en el papel del duque de Mantua en el tercer acto.

                                          El texto está compuesto por versos de «El rey se divierte» de Victor Hugo y su melodía es tan sonora y alegre que incita a bailarla y cantarla, por lo que se ha ganado la fama entre el público.

                                          Verdi no permitía que este aria fuese ensayada antes de los estrenos, para que no se divulgara antes de tiempo por los trabajadores de los teatros.

                                          De hecho en su estreno en La Fenice hubo de interpretarla dos veces por exigencia del público.

                                           

                                           

                                          ALBUM MUSICAL

                                          Album discográfico de la ópera Rigoletto

                                          Este Album musical, publicado en Youtube, ha servido a esta Web para enlazar los diferentes audios que contiene, siendo el elenco del mismo:

                                          Orquesta Maggio Musicale Fiorentino

                                          Coro y Orquesta del Maggio Musicale Fiorentino

                                          Conductor: Riccardo Frizza

                                          El duque: Javier Camarena

                                          Rigoletto: Luca Salsi

                                          Gilda: Enkeleda Kamani

                                          Alessio Cacciamani

                                          Caterina Piva

                                          Publicado por Dynamic

                                          21-1-22

                                            Quizás también te interesa:

                                            La Traviata

                                            La Traviata

                                            La Traviata es una ópera en tres actos con música de Guiseppe Verdi y libreto en italiano de Francisco María Piave.Está basada en la novela de Alejandro Dumas (hijo) "La Dama de las Camelias" (1852).Esta obra muestra un drama psicológico de carácter intimista, que...

                                            La flauta mágica

                                            La flauta mágica

                                            La flauta mágica es una ópera de contenido popular con trazos simbólicos inspirados en la masonería