Las Bodas de Fígaro

Las Bodas de Figaro es una ópera bufa en cuatro actos

Música de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto en italiano de Lorenzo da Ponte

Está basada en la obra de Pierre Augustin Caron de Beaumarchais «La folle journée, ou Le mariage de Figaro»

Mozart tenía 30 años y estaba en la cumbre de su carrera, cuando compuso la ópera entre 1785 y 1786

La ópera se estrenó el 1 de mayo de 1786 en el Burgtheater de Viena

Se trata de una comedia de enredos amorosos

Sucede en un palacio de Sevilla en el transcuso de una jornada de la segunda mitad del siglo XVIII

Se considera una de las mejores óperas de Mozart y de las más importantes en la historia de la ópera

Esta ópera forma parte de la trilogía del deseo de Mozart: Las Bodas de Fígaro, Don Giovanni y Cosi fan tutte

ARGUMENTO DE LAS BODAS DE FÍGARO

En la segunda mitad del siglo XVIII, el conde de Almaviva y su esposa Rosina viven en un palacio en Sevilla. El conde tiene un criado llamado Fígaro y éste está prometido con Susanna, de la cual se encapricha el conde de Almaviva. Dicho conde observa que su paje Cherubino pretende a su esposa Rosina y decide enviarlo al frente de batalla. Rosina, Susanna y Fígaro se alían para fastidiar lo planeado por el conde. También están Bartolo, abogado y médico de la familia, y Marcelina, gobernanta del palacio. Se van sucediendo enredos y equívocos que llevan a descubrir, que Figaro es hijo de Bartolo y Marcelina, mientras que el conde y la condesa entran en discordia. Pero al finaldel día, todo se arregla, de manera que los condes hacen las paces y Fígaro se puede casar con Susanna.

Acto I – Las Bodas de Fígaro

Se desarrolla por la mañana, en la habitación que el conde de Almaviva ha cedido a Fígaro y a Susanna dentro de su palacio para que preparen su boda. La novia revela a Fígaro que el conde le ha pedido un encuentro, lo cual Fígaro quiere evitar a toda costa. Mientras tanto, Marcelina, la gobernanta del palacio, planea casarse con Fígaro, basándose en un antiguo contrato, y Bartolo, médico y abogado del conde, la apoya, para vengarse del conde, el cual hace un tiempo le robó a Rosina, con la que pretendía casarse tiempo atrás. Marcelina y Susanna se enfrentan y después aparece Cherubino, al que gustan todas las mujeres, incluida la condesa, por lo que el conde lo persigue para enviarlo a la guerra y quitarlo de enmedio. Por otra parte, Don Basilio, profesor de música, lleva recado a Susanna del conde, pues éste reclama el derecho de pernada con ella, antes de que su marido la desflore, costumbre que él mismo había abolido poco antes.

Acto II – Las Bodas de Fígaro

A media mañana, la condesa se entera de las malas intenciones del conde contra Susanna y se pone de acuerdo con Fígaro y con ella, para preparar una trampa en la que deberá caer el conde, la cual consiste en citarlo con Susanna, pero que aparezca Cherubino disfrazado de ella. El conde sorprende a la condesa maquinando estos planes, pero no consigue ver con quien está encerrada. Entonces aparece Marcelina, recordando que Figaro debe casarse con ella.

Acto III – Las Bodas de Fígaro

El conde está confundido con los acontecimiento, cuando aparece Susanna para proponerle un encuentro, lo cual aún lo desconcierta más. Aunque en realidad, el plan es que la condesa se disfrace de Susanna y acuda a esa cita. Pero el conde oye a Fígaro vanagloriarse de que el conde será engañado y éste jura vengarse casando a Fígaro con Marcelina. Fígaro se niega diciendo que es noble, pero que no conoce a sus padres, aunque puede demostrarlo por la marca que tiene en su brazo. Dicha marca es reconocida por Marcelina y don Bartolo, quienes aseguran ser los padres de  Fígaro.
A continuación la condesa escribe una carta al conde para confundirlo, cuando llegan las campesinas para ser las damas en la boda de Figaro y Susanna, entre las que aparece Cherubino disfrazado de mujer, pero es descubierto por el jardinero.

Se comienzan a preparar las bodas de Fígaro con Susanna y Marcelina con don Bartolo.

Después se suceden diferentes enredos con los encuentros previstos entre Susanna y el conde, así como de la condesa con Cherubino.

Acto IV- Las Bodas de Fígaro

Fígaro descubre que Susanna iba a encontrarse con el Conde e invita a don Bartolo y a don Basilio a presenciar la cita.

Cuando se produce el encuentro ocurren un sinfín de entuertos entre los citados, de forma que Cherubino que pensaba ver a Barbarina, descubre a la condesa vestida de Susanna, a quien va a besar, cuando aparece el Conde y recibe el beso del paje, que iba a ser abofeteado, pero el porrazo lo recibe Fígaro. Van apareciendo todos los personajes en una mayúscula confusión y todo el enredo acaba en que se piden perdón mutuamente para acabar en que por fín se puede celebrar la boda entre Fígaro y Susanna.

ORÍGEN Y LIBRETO DE LAS BODAS DE FÍGARO

Encuadre histórico de Las Bodas de Fígaro

La obra de teatro en la que se basa esta ópera tenía cinco actos, y su título alternativo «La folle journée» indica que se narra toda la trama en un día de locos. Mozart redujo su ópera a cuatro actos.

Tanto la ópera como la obra de teatro se centran en un drama doméstico que sucede en un palacio español. Es posible que en la ópera hubiera influido la problemática reciente que había tenido Mozart en 1782, al haber sido rechazado como pretendiente, por el padre de Constanze Weber. También se puede apreciar el reflejo de cambio que había supuesto el reciente decreto de 1783 del emperador José II, el cual suavizaba las reglas del matrimonio con objeto de modernizar el entorno social, permitiendo que los casamientos se hicieran por amor sin requerir permiso de padres ni presencia de testigos. Esto se refleja en la burla que se hace en la «Las bodas de Fígaro» cuando aparecen en la habitación de la pareja más de veinte testigos para la boda.

Barbaia

Mozart busca el triunfo en los escena

En 1786 Mozart tenía treinta años y estaba en el cúlmen de su carrera, pero tenía pendiente volver a triunfar en los escenarios teatrales, como había hecho en 1782 con «El rapto del serrallo». Sin embargo, por aquella época, parecía que la ópera bufa italiana estaba vetada a cualquiera que no fuese oriundo de Italia. No obstante, él no cejaba en su empeño de encontrar el libreto adecuado para componer una ópera cómica de éxito.
En 1783, Mozart asistió al Burgtheater de Viena para conocer el Barbieri de Pasiello, cuyo éxito era rotundo, lo cual hizo que Mozart se interesara por la obra de Beaumarchais, encargando a Da Ponte que se pusiera a trabajar sobre ese autor.
Ese mismo año, Mozart escribió a su padre en estos términos: «lo más importante es que en conjunto la historia sea realmente cómica y, si es posible, que tenga dos protagonistas femeninas de la misma altura, una seria, y la otra mezzo carattere, pero ambas de la misma importancia y excelencia. El tercer personaje femenino, sin embargo, puede ser enteramente buffo, así como todos los masculinos, si es necesario». Lo cual cuadra a la perfección en los tres libretos que Da Ponte escribió para Mozart: «Las bodas de Fígaro», «Don Giovanni» y «Cosi fan tutte».

Barbaia

Lorenzo Da Ponte escribe el libreto

Lorenzo Da Ponte era poeta oficial de la corte de Viena, por lo que Mozart le encargó que defendiera ante el emperador José II de Hasburgo el libreto «Las Bodas de Fígaro», que se basaba en un tema delicado por su caracter revolucionario. Da Ponte corrigió los textos más controvertidos de la novela de Beaumarchais que podían cuestionar el sistema judicial del Antiguo Régimen y la falta de libertad de prensa. Por otra parte, el afán del emperador en proyectar su imagen como liberal y tolerante, ayudó a que concediera la licencia para representar la ópera, aunque la obra original de teatro estuviese prohibida. A partir de ese momento, Mozart y Da Ponte trabajaron en la composición de la ópera durante seis meses, reduciendo a cuatro los actos de los cinco que tenía la obra de teatro original. También es importante destacar que se desecharon las alusiones sociales y políticas demasiado contestatarias para transformarlas en caracterizaciones más profundas de los personajes.

Barbaia

Ópera basada en la comedia de Beaumarchais

Beaumarchais había escrito tres comedias en torno a la figura del Conde de Almaviva y su sirviente, el barbero Fígaro: «Le barbier de Seville ou le précaution inutile» (1775), «La folle journée, ou Le Mariage de Figaro» (1784) y «Lautre Tartuffe, ou La mére coupable» (1792). La primera narra la persecución escandalosa que hace el Conde español de Almaviva de Rosina, pupila del doctor Bartolo, de la cual se hicieron dos óperas bufas compuestas por Giovanni Paisiello y Rossini. La segunda acontece tres años más tarde, cuando el Conde persigue a la prometida de Fígaro, Susanna, que es la sirvienta de la condesa. En la tercera, la condesa mantiene relaciones con el paje Cherubino, con quien tiene un hijo ilegítimo.
La comedia «Le Mariage de Figaro» de Beaumarchais gozaba de mucho éxito en Europa, pero fue prohibida por la realeza debido a su carácter revolucionario

Estreno de «Las Bodas de Fígaro»

El estreno de la ópera tuvo lugar en el Burgtheater de Viena el día 1 de mayo de 1786, con Mozart dirigiendo la orquesta delante del clavicémbalo, como era costumbre de la época, tanto en el estreno como en la segunda representación. Después la dirección la llevaría a cabo un alumno de Antonio Salieri, Joseph Weigl.
Los contrarios a Mozart, con la ayuda del conde de Orsini-Rosenberg, que era el director de ópera de la corte hicieron que el estreno se retrasara aludiendo que la representación contenía una escena de ballet, lo cual no estaba permitido por las leyes imperiales. Sin embargo el emperador asistió a los ensayos y consintió en que el ballet del final del acto tercero se realizara como Mozart había previsto.
Cuando por fin se estrenó, la ópera triunfó ante el público obligando a repetir numerosas escenas, lo cual obligó al emperador a emitir un edicto que limitaba los vises para no alargar demasiado las representaciones. A pesar del flagrante éxito, solo se representó ocho veces en Viena, pero un mes después volvía a ponerse en escena en Praga, dónde consiguió superar el entusiasmo del público aún más. En esa ciudad recibió el encargo de componer «Don Giovanni».

El 29 de agosto de 1789 la ópera se volvió a representar en Viena y se versionó en alemán. En París se estrenó en 1795. A lo largo de siglo XIX y parte del XX, la ópera bufa se fue perdiendo importancia y se consideraba su música poco trascendente, hasta el punto de que la imagen de Mozart perdió parte de su protagonismo. En España se estrenó en 1802 en el Teatro de los Caños del Peral en Madrid en una versión en castellano y ya en 1916 se estrenó en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona, en italiano.

PERSONAJES DE LAS BODAS DE FÍGARO

Fígaro

Barítono o Bajo-Barítono.

 Su registro debe moverse entre el grave Sol1 y el Fa3. Es el criado del Conde de Almaviva, es divertido, alegre y descarado, haciendo un uso constante de la ironía en su papel. El rol de este criado se diferencia de los habituales sirvientes dóciles de las óperas bufas, pues es capaz de plantar cara a su amo y rebatirle sus órdenes. Su papel recorre um amplio aspecto teatral entre la comicidad, la ironía y el enfado. Sus principales intervenciones:
Acto I, la cavatina ‘Se vuol ballare, signor contino‘ (sutil ataque a los abusos de la nobleza) y el aria ‘Non più andrai! Farfallone amoroso‘, donde Fígaro se mofa del page Cherubino acusándolo de narcisista y mujeriego, mostrándole una irónica perspectiva de la vida militar que le espera.
Acto IV, el recitativo-aria ‘Tutto è disposto… Aprite un po’ quegli occhi‘ (verdadero alegato misógino).

El Conde de Almaviva

Barítono lírico.

Su registro vocal esta entre el La1 y el Fa3 y debe gozar de buena agilidad vocal. Es el mismo protagonista de «El barbero de Sevilla», en la que conquistó a Rosina, y de la que ya está un poco cansado, sigue siendo un seductor y vanidoso aristócrata que se encapricha de la prometida de Fígaro. Su rol dramático debe transmitir autoridad y elegancia. Una de sus más brillantes interpretaciones está en el Acto III con el recitativo-aria ‘Hai già vinta la causa… Vedro mentre io sospiro‘, donde muestra un alto grado de frustración al ser rechazado por Susana.

Rosina

Soprano lírica ancha.

Roberto es un hombre que se ve arrasado por las circunstancias y el poder de la reina.

Su perfil de tenor requiere un rol de bel canto exigente.

Esto se pone a prueba en los diferentes dúos que tiene que ejecutar Roberto, donde el amor, el deber y la imposición le llevan a desempeñar un díficil papel tanto musical como dramáticamente.

Susana

Soprano lírica ó lírica-ligera.

Su voz debe presentar una gran flexibilida y dominio de las agilidades, que se mueva entre el Re3 y el Si4. Es un personaje muy activo y diligente, que ve más allá que los demás, lo cual la hace anticiparse a los planes del conde de Almaviva. Aparece muchas veces en la obra y protagoniza dos intervenciones solistas: ‘Venite inginocchiatevi‘ del Acto II, plena de humor mientras viste de mujer a Cherubino; y el recitativo-aria de gran belleza ‘Giunse alfin il momento… Deh vieni non tardar‘ del Acto IV, con intervenciones de oboe y fagot.

Cherubino

Mezzosoprano.

Es un joven pariente del conde que propicia la fantasía y la magia, representando la ingenuidad y el amor adolescente. Su registro vocal debe tener una depurada linea de canto con dominio de las agilidades entre el Do3 y el Sol4. Interpreta dos grandes arias: ‘Non so più, cosa son, cosa faccio‘ en el Acto I (con un ritmo variado y las reiteradas intervenciones de maderas y trompas); y en el Acto II ‘Voi sapete che cosa è amor‘, donde destacan las intervenciones de la cuerda en pizzicato, imitando el sonido de una guitarra.

Otros personajes

Aunque estos no son los protagonistas de la ópera, no se puede decir que sean personajes secundarios, pues la ópera no sería tal Bartolo (bajo-bufo), Marcelina (mezzosoprano), Barbarina (soprano lírica-ligera) y Basilio (tenor ligero). Más episódicos los personajes de Antonio (bajo-bufo) y Don Curzio (tenor cómico).

ANÁLISIS MUSICAL DE LAS BODAS DE FÍGARO

Esta ópera tiene carácter cómico, el cual se expresa con avispados juegos de palabras y una gran agilidad escénica manifestada con incesantes apariciones de los personajes, que se esconden en los lugares más insospechados. Pero lo que más cabe destacar es su potencial musical, cuya partitura se basa en una instrumentación de 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes, 2 trompas, 2 trompetas, 2 timbales, cuerdas (violines, primeros y segundos, violas, cellos y contrabajos) y un clavicémbalo.

OBERTURA DE LAS BODAS DE FÍGARO

A la hora de escribir esta ópera, Mozart ya había compuesto treinta y seis sinfonías, por lo que no es de extrañar que esta obertura contenga una excelente sinfonía, donde intervienen todas las secciones de la orquesta subrayando las maderas y cuerdas.

Es importante mencionar que la orquesta tiene gran protagonismo durante toda la ópera, abundando la música sinfónica en toda la partitura. En ese sentido, la música presenta y enmarca las entradas vocales de los personajes, hasta convertir sus voces en un instrumento más dentro de la estructura orquestal.

Obertura Las Bodas de Fígaro

Wofgang Amadeus Mozart
Orquesta Sinfónica y Coro de la RAI de Roma
2012

Acto I de Las Bodas de Fígaro

Susanna y Marcelina interpretan un dúo digno de mención, ‘Via resti servita, madama brillante‘, que muestra la rivalidad entre las dos mujeres y en el que se arrojan enormes afrentas.

Acto II de LAS BODAS DE FÍGARO

El gran final del Acto II es verdaderamente antológico, el más largo compuesto por Mozart: 937 compases y alrededor de veinte minutos de duración. Muestra su absoluto dominio de la música sinfónica, ligando en continuidad hasta seis escenas. Comienza con un intenso y dramático dúo de los Condes, que enlaza con el trío de los Condes y Susanna, seguido de un cuarteto donde se les une Fígaro, y de un quinteto donde también interviene el jardinero Antonio, al que sigue otro cuarteto con los Condes, Fígaro y Susanna, para concluir con un impresionante septeto al unírseles Marcelina, Bartolo y Basilio en el que cada uno de los personajes expone sus razones y demandas, envueltos por una extraordinaria música.

Acto III de Las Bodas de Fígaro

En este acto III se pueden encontrar hermosos dúos como el interpretado por Susanna y el Conde, ‘Crudel perchè finora‘, en el que él muestra su desbordante pasión por ella.

Otro de los dúos sublimes del acto III es el representado entre la Condesa y Susanna, ‘Che soave zeffiretto‘, cuya melodía parece ribetear las voces de las cantantes.

También en esta ópera hay grandes sextetos como ‘Riconosci in questo amplesso‘ del Acto III, donde intervienen Marcelina, Fígaro, Bartolo, Don Curzio, el Conde y Susanna, con esas dulces melodías que cantan al unísono y el juego polifónico final de clara estructura contrapuntística.

Al final del Acto III, con una música de corte militar, donde intervienen reiteradamente los instrumentos de metal, y en la que se inserta música en forma de danza con la ejecución de un fandango; orquesta y coro se funden produciendo muy bellos efectos.

Da Ponte y Mozart utilizaron el fandango y sus connotaciones culturales para reflejar a la perfección los conflictos entre personajes sobre los cuales se edificaba la estructura dramática del enfrentamiento entre sirviente y amo, que se expresa a través de la división entre baile y danza. 

Acto IV de Las Bodas de Fígaro

La ópera contiene cantidad de recitativos que ponen a prueba la capacidad teatral de los personajes, acompañados por el bajo continuo (clavicémbalo y violonchelo), aunque los que preceden a la segunda aria de la Condesa, al aria del Conde y a las arias de Fígaro y Susanna del Acto IV son recitativos con acompañamiento orquestal.

De similares características es todo el final de la ópera, donde se enlazan un dúo (Cherubino y la Condesa «Pian, pianin…») con un quinteto (Conde, Fígaro, Susanna, Cherubino y la Condesa «Ecco qui la mia Susanna»), seguido de un dúo (Fígaro y Susanna), un trío (Fígaro, Susanna y el Conde), que enlaza con un número de conjunto en el que se descubren todos los equívocos, y donde se inserta un precioso dúo de la Condesa y el Conde (alternando el canto en pianissimo y a media voz), quien le pide perdón a su esposa por su comportamiento y que deriva en un imponente final donde intervienen los once personajes.

ÁLBUM MUSICAL de Las Bodas de Fígaro

El álbum musical «Le nozze di Figaro» ha servido para ilustrar esta web en su Análisis Musical.

WOLFGANG AMADEUS MOZART
Le nozze di Figaro

Lucio Gallo

Sylvia McNair

Cheryl Studer

Boje Skovhus

Cecilia Bartoli

Konzertvereinigung Wiener Staatsopernchor

Wiener Philharmoniker 

Claudio Abbado

 

Las Bodas de Fígaro en el Teatro Maestranza – 2022

«Las Bodas de Fígaro» de Mozart en el  Teatro de la Maestranza de Sevilla, los días 11, 13, 15 y 17 de diciembre de 2022, por tercera vez.

Según el Teatro Maestranza:

«Sevilla, laberinto de pasiones

Dice el veterano y brillante director de escena Emilio Sagi que en sus Bodas de Fígaro, Sevilla no es un mero decorado de trasfondo sino que actúa como “un personaje más”. Así pues, a lomos del motor teatral de una ciudad de ópera, Las Bodas de Fígaro de Sagi despliegan su laberinto de pasiones, infidelidades y conflicto entre clases sociales en la encrucijada de los cambios del siglo XVIII que anuncian un tiempo nuevo. La primera colaboración de Mozart con su libretista Da Ponte es un prodigio de penetración psicológica, lenguaje innovador y arias bellísimas que se prenden al oído para no abandonarlo nunca.

Las Bodas de Fígaro es un preciso mecanismo de ensemble: un artefacto intensamente coral que requiere un excelente elenco. El Maestranza lo tiene. Un compacto reparto internacional encabezado por el barítono Alessio Arduini, la soprano Natalia Labourdette y el barítono Vittorio Prato bajo la batuta de Corrado Rovaris, director musical de la Ópera de Filadelfia que en 2019 ya triunfó en el Maestranza con su punzante dirección del Don Pasquale de Donizetti, se enfundan en la puesta en escena del siempre elegante y transparente Emilio Sagi, a quien el Teatro de la Maestranza aguarda con expectación tras la imposibilidad de ofrecer su anhelada visión de Carmen en 2021. Ahora Sagi vuelve a Sevilla para iluminar otro de esos rompecabezas mozartianos que, así que pasen los años, siguen mostrando ángulos nuevos.»

El elenco de la ópera «Las Bodas de Fígaro» en el Teatro Maestranza en 2022.

Dirección musical: Corrado Rovaris
Dirección de escena: Emilio Sagi
Diseño de escenografía: Daniel Bianco
Diseño de iluminación: Eduardo Bravo
Diseño de vestuario: Renata Schussheim
Coreografía: Nuria Castejón

Producción: Teatro Real (Madrid)

Real Orquesta Sinfónica de Sevilla

Coro Teatro de la Maestranza

Conde de Almaviva: Vittorio Prato
Condesa de Almaviva: Carmela Remigio
Susanna: Natalia Labourdette
Fígaro: Alessio Arduini
Cherubino: Cecilia Molinari
Marcellina: Amparo Navarro
Don Bartolo: Ricardo Seguel
Don Basilio: Manuel de Diego
Don Curzio: Juan Antonio Sanabria
Barbarina: Inés Ballesteros
Antonio: Pablo López

DOCUMENTO INFORMATIVO DEL TEATRO MAESTRANZA

Con motivo de cada ópera que se representa en el Teatro de la Maestranza, éste tiene la gentileza de facilitar a sus abonados un documento ilustrativo de la obra que se ofrece a continuación:

Mesa redonda previa al estreno

El día 10 de diciembre de 2022, previo al estreno de «Las Bodas de Fígaro» en el Teatro Maestranza de Sevilla, se celebró una mesa redonda organizada por los «Amigos de la ópera de Sevilla». En dicha mesa intervino Emilio Sagi (director de escena).

En esta ocasión no pude asistir a ese evento previo, por lo que desconozco su contenido.

CRÓNICA PERSONAL DE LAS BODAS DE FÍGARO

Pendiente de asistir a la representación

Quizás también te interesa:

La Traviata

La Traviata

La Traviata es una ópera en tres actos con música de Guiseppe Verdi y libreto en italiano de Francisco María Piave.Está basada en la novela de Alejandro Dumas (hijo) "La Dama de las Camelias" (1852).Esta obra muestra un drama psicológico de carácter intimista, que...

La flauta mágica

La flauta mágica

La flauta mágica es una ópera de contenido popular con trazos simbólicos inspirados en la masonería