La flauta mágica

La flauta mágica es la primera gran ópera en alemán.

WOLFGANG AMADEUS MOZART

Salzburgo, 27 de enero de 1756
Viena, 5 de diciembre de 1791

COMPOSITOR

La flauta mágica es la última ópera escenificada en vida del compositor y se encuadra en el Clasicismo alemán (1750-1820). Mozart es el máximo exponente de la ópera del clasicismo, consiguiendo reunir y recrear lo mejor de la ópera italiana, francesa y alemana, así cómo, cultivando la ópera seria, la bufa italiana y el Singspiel.

La flauta mágica se trata de un singspiel en dos actos.

Su título original en alemán es
Die Zauberflöte.

EL ESTRENO

El estreno de La flauta mágica tuvo lugar el 30 de septiembre de 1791, bajo la dirección del propio Mozart, apenas dos meses antes de su muerte, en el Freihaus-Theater auf der Wieden de Viena. Estuvo a cargo de  la compañía del propio libretista Schikaneder, alcanzando un notable éxito dado su marcado carácter popular y el empleo del alemán como lengua del libreto.

EMANUEL SCHIKANEDER

Straubing, Alemania, 1 sept. 1751
Viena, 21 de septiembre de 1812

LIBRETISTA

El libreto de La flauta mágica, innova con argumentos fantásticos, personajes misteriosos y de la naturaleza, que anticipan lo que se desarrollará en el siglo XIX por compositores como K.M. von Weber o Wagner.

Mozart y Schikaneder.

Tanto Mozart como Schikaneder eran masones, por lo que en el argumento de «La flauta mágica» encontramos reflejadas un sinfín de ideas masónicas. Los masones construyen la felicidad de la humanidad mediante el culto al hombre y a la amistad, con numerosos ritos y símbolos. Así, en esta obra aparecen todos los trazos que ennoblecieron al ser humano: idealismo, amor fraterno y pureza del corazón.

La flauta mágica, además de ser el título de esta ópera, es un alegre instrumento musical, que se visualiza en la obra para simbolizar la fuerza, la juventud, la voluntad y el espíritu heroico. Y en el plano masónico, se presenta la flauta como elemento unificador entre los hombres para alcanzar la concordia a través de la música.

ARGUMENTO DE «LA FLAUTA MÁGICA»

la flauta magica

Tamino es un joven príncipe de origen egipcio, que se ha perdido en un bosque, en los alrededores del territorio de la Reina de la Noche.

La hija de la reina se llama Pamina y está bajo el poder de Sarastro, Gran Sacerdote de Isis.
De repente aparece una serpiente que hace caer inconsciente a Tamino, el cual es socorrido por tres damas, que matan al reptil. Aparece Papageno, cazador de pájaros, que está al servicio de la Reina de la Noche, y presume de haber matado a la serpiente, lo cual es recriminado por las tres damas, que son doncellas de la reina. Tamino ve un retrato de Pamina y se enamora de ella, decidiendo ir a rescatarla ayudado por una flauta mágica y acompañado de Papageno.

Tamino y Papageno inician su aventura juntos.

En la segunda parte de «La flauta mágica», se sigue claramente, la línea del ritual masónico de la iniciación en sus tres primeros pasos:

  • Silencio
  • Ayuno
  • Prueba del agua

Pero Tamino halla en Sarastro sabiduría y humanismo. Tambien descubre que sus intenciones no eran malas, sino que pretendía proteger a Pamina de las malas influencias de su perversa madre, la Reina de la Noche.

El Sacerdote, al fin, los une para siempre en el Templo, contra la voluntad de la Reina, que intenta impedir el casamiento. Papageno se casa con una mujer de la que se ha enamorado, y que casualmente se llama Papagena.

Acto seguido, la Reina y su séquito descienden a las profundidades de la tierra.

En el palacio del Sacerdote.

Pamina está custiodada por Monostatos, que intenta seducirla ante la negativa continua de ella. Papageno consigue llegar hasta ella, intimidando al guardián.

Papageno le hace saber a Pamina acerca del amor que por ella siente Tamino. y logra que éste se involucre también, y entre todos, con la ayuda de la flauta mágica, preparan la fuga. Son sorprendidos por Sarastro.
Tamino se libra del castigo con la condición de someterse a duras pruebas de virtud, fe y silencio. Triunfa en todas; pero con su silencio confunde a Pamina, que se siente abandonada e intenta suicidarse con la daga que le entregó su madre para que matase a Sarastro. Tres cupidos impiden el suicidio y aseguran a Pamina que aún la ama Tamino.
El Sacerdote, al fin, los une para siempre en el Templo, contra la voluntad de la Reina, que intenta impedir el casamiento. Papageno se casa con una mujer de la que se ha enamorado y que casualmente se llama Papagena, y la Reina y su séquito descienden a las profundidades de la tierra.

Cartel del Estreno en Viena
30 de septiembre de 1791

LA OBRA

«Se necesita más cultura y preparación para poder reconocer el valor de esta partitura que para negarlo.
Aunque la masa de los espectadores sólo goce con el espectáculo en sí, a los iniciados no les pasará por alto el sentido profundo de la obra.» 
                                                                     Goethe

En esos momentos los temas que más demandaba el público eran temas fantásticos y esotérico. De hecho, ya existían varias obras con la misma temática de «La flauta mágica», incluyendo dragones, instrumentos mágicos y personajes fantásticos.

Como ejemplo de esta tendencia se pueden citar «Thamos, rey de Egipto», del mismo Mozart y «La piedra filosofal» de Schikaneder. Tanto una como otra eran claramente de propaganda masónica, y emblemáticas de la moda de la época.

EL CLASICISMO

Jardín de las Musas en Weimar (1860) por Theobald Freiherr von Oer. Schiller lee en Tiefurt, Weimar. Goethe puede ser visto entre la audiencia.

El período previo al Clasicismo es el Barroco, siendo este último el que se extiende desde el nacimiento de la ópera en 1600 hasta 1750 con la muerte de Johann Sebastian Bach, y se caracteriza por el descubrimiento de la tonalidad y el nacimiento de la sonata, el concierto y la ópera, derivándose su nominación de la arquitectura y asociándose a lo “retorcido”, muy elaborado y pesado.

De la decadencia del Barroco surge el Clasicismo, desarrollándose entre 1750 y 1820 y representado en la música por Joseph Haydn, Wolfgang Amadeus Mozart y Ludwig van Beethoven. El Clasicismo se establece en paralelo al Neoclasicismo, corriente artística en literatura, arquitectura, etc. Todo ello tiene lugar principalmente en los centros neurálgicos de Berlín, París, Mannheim y, sobre todo, Viena.

(Véase Evolución de la ópera en la página Ópera de esta Web).

Friedrich August von Kaulbach (1850-1920)

La Arcadia –  Friedrich August von Kaulbach (1850-1920)

Lo que caracteriza al Clasicismo es la claridad de las texturas, la simetría de las frases, la consolidación de la tonalidad plena y el establecimiento de las formas musicales clásicas (sinfonía, sonata, cuarteto, concierto…).

La época que acoge a La flauta mágica es la del Clasicismo de Weimar.

El Clasicismo de Weimar es un movimiento cultural y literario europeo cuyas ideas centrales parten de la obra de Johann Wolfgang von Goethe y Johann Christoph Friedrich von Schiller en el periodo 1788–1832. Hoy en día no esta claro el concepto de ese movimiento pero no hay que perder de vista la importancia que tuvo en su época y en su entorno geográfico. Es, sin embargo, claro que sus esfuerzos profundizaron y contribuyeron en áreas como la filosofía, la ciencia, la psicología, el arte, la literatura y la estética.

De hecho, La ciudad de Weimar quería mostrarse como capital cultural en contraposición a París. De manera que todo empezó con la idea de la Duquesa Ana Amalia de Brunswich-wikfenbüttel que creó un círculo de poetas y pensadores, a los que les pidió que se trasladaran a vivir a esa pequeña ciudad bajo su mecenazgo.

Goethe erigió a Weimar como símbolo de la cultura de la nacionalidad alemana, la cual aún no existía como tal.

El argumento de esta ópera está basado en el antiguo concepto de la existencia como un viaje y como un progreso moral. En consonancia con el citado clasicismo de Weimar, este viaje comienza con un estado de belleza inocente e ideal que es La Arcadia, la cual era una provincia de la Antigua Grecia que con el tiempo se convirtió en el paraíso fantástico favorito de los artistas.

GÉNERO DE «LA FLAUTA MÁGICA»:  SINGSPIEL

En el siglo XVIII en Alemania, las óperas estaban compuestas de recitativos seccos (canto para una sola voz en el que se recita un texto con inflexiones de la voz) y partes cantadas, que siempre se escribían en italiano, por ser éste el lenguaje de origen de ese género musical.
Pero el italiano solo se entendía por algunos privilegiados de la clase alta en Alemania, mientras que Mozart y Schikaneder querían acercar la ópera al pueblo llano, por lo que, anteponiéndose a su tiempo, se arriesgaron a hacer una ópera en alemán para que cualquiera pudiera entenderla.
Así nace el género singspiel, considerado como una ópera en la que aparecen diálogos hablados y partes cantadas en el idioma alemán. Tanto los protagonistas como los argumentos están inspirados en el pueblo, enalteciendo sus virtudes y criticando los falsos valores de la sociedad.
Este género llegó a triunfar en Alemania y Austria en los siglos XVIII y XIX, diferenciándose de la ópera tradicional en que sus formas musicales eran más sencillas, las arias más simples y los recitativos hablados, aunque a veces acompañados por la orquesta.
Se trata de un género teatral típicamente alemán, que tiene paralelismo con la opéra-comique francesa, la ópera balada (ballad-opera) inglesa y a la zarzuela española.
Wolfgang Amadeus Mozart compuso varios singspieles; entre ellos, Bastien und Bastienne, Der Schauspieldirektor, El rapto del serrallo y La Flauta mágica.

EL LIBRETO DE «LA FLAUTA MÁGICA»

 Portada del libreto original (1791)

En el año 1791, Mozart se encontraba cada vez más enfermo y su estado financiero era bastante precario.
Su amigo, Emanuel Schikaneder, conocido actor, escritor, y empresario teatral entre otras actividades, también pasaba por problemas económicos.
Schikaneder propuso a Mozart la posibilidad de colaborar para hacer una ópera juntos, pensando que de esta manera podrían salir adelante.
Schikaneder negoció con Mozart para que, en vez de una ópera, compusiera un singspiel sobre un libreto, que el mismo Schikaneder había escrito, y que estaba basado en la historia “Lulu oder die Zauberflöte” de Jacob Liebeskind, la cual había sido transcrita por Christoph Martin Wieland.

Otras fuentes de «La flauta mágica».

También parece que “La Flauta mágica” pudo tener otras fuentes, como Rey de Egipto, de Philippe von Gebler, o Sethos, de Jean Terrasson.
Mozart aceptó la idea de Schikaneder, y mientras componía la música para la ópera, empezó a componer el “Réquiem” y su ópera “La clemencia de Tito”.
Parece ser que la ópera ya estaba pensada, cuando Schikaneder tuvo conocimiento de que un teatro rival iba a estrenar otra ópera con igual asunto, y esto hizo que se modificara bastante la acción, dotándola de una significación simbólica, de acuerdo con las prácticas masónicas, ya que tanto Mozart como Schikaneder, pertenecían a la misma Logia.

El elemento mítico y maravilloso adquirió en La flauta mágica un gran relieve, hasta convertirse en un vehículo propagandístico másonico, con posible inspiración en Ignaz von Born, gran maestre de la logia y con clara identificación en Sarastro.

Probablemente estos incidentes llevaron a cometer al libretista algunas imprudencias en el guión como éstas:
-La flauta mágica se describe primero como fabricada de oro y después se indica que fue tallada de un roble.
-Monostatos, a pesar de ser malvado y lascivo, vivía en el templo de la Sabiduría al servicio del gran sacerdote Sarastro.
-Las tres Damas, malintencionadas y bajo el mando de la Reina de la noche, conducen a Tamino hacia los tres niños, que son la semblanza del bien.
Otro dato interesante del libreto, puede ser la intemporalidad y omisión de la ubicación de la acción, lo cual ofrece un sinfín de posibilidades a la hora de plantear su interpretación.

No obstante, el libreto de Schikaneder ha sido objeto tanto de críticas como de elogios.

Goethe dijo del libreto:
«Es necesario ser más sabio para comprender el valor del libreto, que para mofarse de él»

Según el gran musicólogo austriaco Otto Erich Deutsch:

«El libreto, más allá, del contraste entre la despreocupación del acto I y la solemnidad del acto II, es una obra maestra que surte el efecto deseado, entre jóvenes y viejos, entre ricos y pobres, ahora como entonces y en cualquier época. Ni siquiera, el desaliño ocasional de ciertos versos de Schikaneder, han impedido que acabe formando parte del lenguaje y la literatura.»

EL ESTRENO DE «LA FLAUTA MÁGICA»

Teatro Estatal de la Ópera de Viena

La flauta mágica  se estrenó el 30 de septiembre de 1791, en el Theater auf der Wieden de Viena, por la compañía del propio libretista Schikaneder.

Alcanzó un notable éxito, dado su marcado carácter popular y el empleo del alemán como lengua del libreto.
Mozart estrenó La flauta mágica bajo su propia dirección, cuando tenía treinta y cinco años.

Schikaneder, además de ser el libretista, fue el primero que interpretó a Papageno, mientras que el papel de la Reina de la Noche, era interpretado por Josepha Hofer, cuñada de Mozart. Otros intérpretes del estreno fueron: Benedikt Schack (Tamino), Anna Gottlieb (Pamina), Franz Xaver Gerl (Sarastro), Johann Joseph Nouseul (Monostatos), Herr Winter (Orador) y Barbara Gerl (Papagena). Interpretaron a las tres damas: Mlle Klöpfer, Mlle Jofmann y Mme Elisabeth Schack; a los tres muchachos, Anna Schikaneder, Anselm Handelgruber y Franz Anton Maurer; a los dos sacerdotes, Johann Michael Kistler y Herr Moll.

La flauta mágica sigue siendo importante dentro del repertorio operístico estándar,  y aparece como la número 3, en la lista de Operabase de las óperas más representadas en todo el mundo. Su estatus como obra maestra de la ópera es incuestionable, y ciertamente único, dentro del más reducido ámbito del singspiel, donde no tiene comparación posible.

GRABACIONES MÁS ACLAMADAS DE «LA FLAUTA MÁGICA»:

En 1963. Director: Otto Klemperer, Sarastro: Gottlob Frick, Tamino: Nicolai Gedda, Reina de la Noche: Lucia Popp, Pamina: Gundula Janowitz, Papageno: Walter Berry, Las tres damas: Elisabeth Schwarzkpf, Christa Ludwig y Marga Höffgen.

https://open.spotify.com/album/5wEjMKgwi8Ry7nRPIlUSHN?si=R_h9XTA8TN6IYZcKXxuKa

Filarmónica de Berlín, Director: Karl Böhm, Tamino: Fritz Wunderlich (muchos los califican como el mejor Tamino de la historia), Papageno: Dietrich Fischer-Dieskau.

https://music.youtube.com/playlist?list=OLAK5uy_mZ26QnrwjE786IQMmrf2zz6iy2wcZlBpc&feature=share

 Como lectura se cita “La Flauta Mágica” de Jan Assmann, renombrado egiptólogo que analiza escena a escena, el contenido de ésta ópera y todos sus enigmas.

LA MASONERÍA EN «LA FLAUTA MÁGICA»

José II emperador

Joseph Haydn – 1782

En Austria la masonería prosperaba bajo José II (1765-1790), de hecho, Haydn, Mozart y la mayoría de la elite intelectual eran miembros, como lo eran también numerosos miembros del gobierno y de la nobleza, entre los cuales se contaba el príncipe Nikolaus Esterházy, protector de Haydn que era Venerable Maestro de la Logia de Mozart, La Esperanza Coronada.
Mozart se inició en la Masonería el 14 de diciembre de 1784 en la Logia Zur Wohltätigkeit (La Beneficencia) en Viena, presentado por el Barón Otto Von Gemminger Hombag. Según expresó en su correspondencia, en la logia encontró un remanso de paz y libertad que jamás había experimentado. Alentó a su padre, Leopold, a ingresar en la Masonería unos meses después, así como a su amigo Joseph Haydn. Al poco tiempo de iniciado visitó la logia Zur Wahern Eintracht (La Verdadera Concordia), donde le sería otorgado el grado de compañero tres semanas después, el 7 de enero de 1785.

El Maestro de Mozart en la Masonería.

Su Venerable Maestro, el científico humanista Ignaz Von Born, le regaló un ejemplar de su obra Über die Mysterien der Ägypter (Sobre los Misterios Egipcios), que tuvo una gran influencia en su vida y sería fuente de inspiración de su ópera Die Zauber Flöte (La Flauta Mágica).

Mozart fue exaltado a Maestro el 22 de abril de 1785 junto con su padre. Contribuyó de manera sublime a enriquecer las reuniones y ceremonias masónicas, con la música que compuso para ellas, a través de la belleza del sonido y de su armonía, dando una gran importancia a los silencios.

Así pues, nos descubrió el arte de analizar la música, quitando aquello que sobra, para dejar una obra perfecta, percibida por quien sabe apreciar la sencillez, por quienes escuchan, observan y sienten sin prejuicios.

En 1785, el Emperador José II ordenó que las ocho logias de Viena se fundieran en tres de mayores proporciones.

De esta manera, la logia de los Mozart se unió con la “La Esperanza coronada” «Gekröntte Hoffnung» y formaron la “La Nueva Esperanza coronada” «Neugekrönte Hoffnung». A pesar de esto, muchos masones sabían que estaban en las listas negras de la policía del emperador, por lo que quedaron fuera de dichas logias y crearon sus propias logias secretas.
Cuando se produjo el estreno de La flauta mágica en 1791, la masonería acabó por prohibirse en los dominios del emperador José II, por su relación en ese país con los Iluminados de Baviera.

José II emperador

José II – Emperador austro-húngaro

La Orden de los Iluminados.

Sociedad secreta de la época de la Ilustración, fundada el 1 de mayo de 1776, y financiada por el banquero alemán Mayer Amschel Bauer, fundador de la dinastía Rothschild. Esta sociedad manifestaba oponerse a la influencia religiosa y los abusos de poder del Estado. También  apoyaba la educación de la mujer y la igualdad entre los sexos.
Muchas de las ideas y motivos de la ópera recuerdan los de la filosofía de la Ilustración, movimiento cultural e intelectual europeo, especialmente en Francia, Inglaterra y Alemania.
Este movimiento se desarrolló desde mediados del siglo XVII y teniendo como fenómeno histórico simbólico y problemático, la Revolución Francesa.

Casa de Campo «La Esperanza Coronada» (Mozart y Schikaneder en esquina inferior dcha) 1782

Su finalidad era disipar las tinieblas de la humanidad mediante las luces de la razón, por ello el siglo XVIII es conocido como el de las Luces.

Los pensadores de la Ilustración sostenían que el conocimiento humano podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía para construir un mundo mejor.
Además, tras la muerte de José II, su sucesor, el emperador Leopoldo endureció aún más la situación, prohibiendo todas las asociaciones secretas y entre ellas la masonería, por sospecha de “jacobinismo” y contactos con la “revolución francesa”, siendo el Jacobinismo un movimiento o tendencia política de signo radical y demócrata que se caracteriza por propugnar una organización republicana cuyos valores son democracia, centralismo, laicismo y pacifismo. Surgió en el siglo XIX en el seno del republicanismo francés.

Símbolo masónico

Wolfgang Amadeus Mozart

«La flauta mágica» como campaña publicitaria de La Masonería.

Mozart compuso un gran número de obras para la masonería, pero solo La Flauta mágica ha llegado a calificarse como la ópera de la Fraternidad Universal, encumbrando la obra de Mozart y constituyendo su testamento musical e ideológico.
Según los grandes estudiosos de esta obra, parece ser que Mozart y Schikaneder, decidieron hacer campaña de la masonería al gran público, a través de esta obra, como algo beneficioso, alegre y a la vez un espectáculo en pro de su propia economía. Pero el tema masónico tenía resonancias oscurantistas, siniestras y ocultistas, por lo que Mozart compone una música muy alegre e inocente, con trazos populares y guiños satíricos, es decir, quiere proyectar la masonería como algo accesible. Como muestra la melodía de la canción estrófica del Acto I, “Der Vogelfänger bin ich ja” (Papageno). https://music.youtube.com/watch?v=BNrBBCsLw5o&feature=share

En esta ópera se pueden observar símbolos masónicos como:

-Cuando el ímpetu de la música, en medio de la Obertura, es interrumpido por los instrumentos de viento y por los metales, para entonar la señal rítmica de segundo grado de la masonería (el de compañero), que significa que Tamino tiene todavía una prueba que superar, antes de ser maestro masón (el tercer grado).
– El protagonista, el príncipe Tamino parte de un estado de conciencia supersticioso, miedoso y alcanza un estado racional y maduro. Cuando llega el momento de la iniciación de Tamino, no está solo sino con su mujer, Pamina (el Alma, la Madonna Geometría, la Gracia).

3

El número 3 representa lo masculino, el sol y el fuego.

5

El número 5 es símbolo de lo femenino, la luna y el agua.

    La simbología numérica domina toda «La flauta mágica».

    Los 3 acordes con que se inicia y acaba la obra son fiel reflejo de los usados en el rito masón.
    La tonalidad de Mi bemol Mayor en la obertura, formada por 3 bemoles, que se repiten 5 veces a lo largo de la obra.
    Las hadas son tres.
    Los genios son tres.
    Las pruebas del rito de iniciación son tres.
    Son tres las cualidades del protagonista.
    Las puertas del templo son tres.
    El número 18 es el grado de Maestre en la masonería.
    La escena 18 es la que contiene la aparición de Sarastro.
    La obra tiene 30 escenas y 21 números musicales.
    Hay 18 sacerdotes en el templo de Sarastro.
    A la entrada de Isis y Osiris, al principio del ácto II, el coro inicia su canto con 3 frases de 6 compases cada una.
    Toda la ópera está sembrada de triadas conceptuales, como la que aconsejan los genios a Tamino al emprender su viaje, diciéndole que debe ser: constante, paciente y discreto. Al final de la obra, el coro canta a una nueva triada: Belleza, Sabiduría y Fortaleza.
    Por otra parte, Mozart subraya en la obra, los tres estados propios de la masonería: Juventud, Madurez y Senectud.

    PERSONAJES DE «LA FLAUTA MÁGICA»

    Papageno

    Papageno – Barítono.

    Su canto es en forma de copla estrófica, llegando a ser sublime por su belleza extremada.

    Papageno representa al aire, y su nombre viene de «papagayo», el cual simboliza por su charla sin ton ni son, la frivolidad y superficialidad, características propias del aspecto negativo, que tradicionalmente, se ha dado al rol femenino, y por ende a la que es el ama de Papageno: la Reina de la Noche.

    Su personaje es el de pajarero de la reina, a la cual lleva los frutos de su trabajo, los pájaros que caza en su reino, que figuradamente son los chismorreos que va recogiendo en sus andanzas sin rumbo.

    Papagena

    Papagena – Soprano.

    Es la pareja de Papageno.

    Los tres genios

    Los tres genios – Dos Sopranos y una Mezzosoprano (Voces Blancas).

    Estos muchachos respresentan la edad del postulante masón, ya que cuando un miembro entra entra en la logia se considera tiene que morir y volver a nacer con una edad de 3 años.

    Estos genios sirven de guía a Tamino para iniciarse en el ritual masónico y le van indicando los pasos a seguir. Para ello Mozart les compuso una música llena de dignidad y solemnidad.

    La flauta

    La flauta.

    Se puede considerar un personaje más, representando a la música, y a su vez siendo la herramienta que facilita a Tamino, la tarea de superar las pruebas para llegar victorioso al final de su viaje.

    Ejemplo de ello es cuando toca la flauta para salvarse en las pruebas del agua y del fuego en el Acto II.

    Las 3 damas

    Las tres damas – Dos Sopranos y una mezzosoprano.

    Estas damas están al servicio de La Reina de la Noche, pero a pesar de servir a la villana de la historia, siempre acuden a ayudar a los protagonistas cuando están en apuros y los dotan de los elementos mágicos que les facilitarán su viaje.

    Estos personajes, a pesar de ser 3, siempre cantan en quinteto, dos veces con Tamino y Papageno y por último, con Monostatos y la Reina de la Noche en el Acto II al final.

    Sarastro

    Sarastro – Bajo.

    Este personaje, Sarastro, es el sumo sacerdote del templo de Isis y Osiris y representa al sol y al fuego y está asociado al número 3, por su condición masculina.

    Su característica principal es la dignidad. Su misión en la obra es salvar a Tamina, de su malvada madre y ayudar a los dos jóvenes a conseguir un futuro pleno, conforme a los valores verdaderos de la vida.

    La Reina de la Noche

    La Reina de la Noche – Soprano de coloratura.

    Solo tiene dos arias en esta obra, pero requiere una soprano que muestre fuerza dramática en cada una de las palabras que canta, por lo que requiere «sopranos dramáticas de agilidad», con graves muy ricos, mucha sonoridad en el centro y agudos de gran alcance.

    La luna y el agua están asociadas a La Reina de la Noche. A su vez también está relacionada con el número 5, por su condición femenina.

    Su papel es el de derrotar a Sarastro para quitarle el poder, pero a pesar de sus artimañas y su falta de escrúpulos para manipular a todos los que la rodean, no consigue esquivar su total derrota, al final del segundo acto.

    Pamina

    Pamina – Soprano.

    La hija de la Reina de la Noche es Pamina. Esta princesa simboliza justamente lo contrario que su madre, ella es presentada como una mujer capaz de verse igualada con un hombre, lo que da un caracter feminista y progresista a esta obra. Sin embargo, como el ritual de iniciación está solo pensado para los hombres, y en esa época eso suponía una polémica bastante grande, se aprovecha esta obra para reivindicar el papel de igualdad de la mujer en ese sentido.

    Por ese motivo, Pamina sin pasar por la purificación previa de la prueba del silencio, es llevada por los tres genios hasta el lugar de las pruebas del agua y del fuego para conseguir superarlas y así demostrar el mismo nivel que su amado.

    Pamina es la que soporta el eje dramático de la trama, ya que sobre ella se proyectan las fuerazas contrarias de su madre y del sacerdote Sarastro.

    Monostatos

    Monostatos – Tenor.

    El moro al servicio de Sarastro se llama Monostatos.

    Tamino

    Tamino – Tenor.

    El protagonista de esta ópera es Tamino,  un príncipe egipcio, que está a punto de ser manipulado por la Reina de la Noche para conseguir su maléfico objetivo, pero se enamora de su hija Pamina y ese sentimiento le guiará en un camino, lleno de pruebas y aventuras, hasta descubrir los valores más nobles, que le harán merecedor del amor de Pamina.

    Tamino, al igual que Pamina, cantan música silábica.

    ANÁLISIS MUSICAL DE «LA FLAUTA MÁGICA»

    MOZART

    WOFGANG AMADEUS MOZART (1756 – 1791)

    Mozart introdujo en este signspiel una serie de elementos propios de otros géneros musicales más elevados, desde el punto de vista de aquella época.

    Con ello consiguió enriquecer esta obra, llevándola a un nivel altísimo. Seguramente por eso, el propio Mozart, la catalogó como «gran ópera alemana».

    Para corroborar lo dicho se destacan los siguientes apuntes:

    • Los personajes del Signspiel son campesinos o burgueses, pero aquí se insertan personajes de «ópera seria» cómo pueden ser «La Reina de la Noche» y «Sarastro».
    • En la obertura, tras el adaggio inicial se inicia un allegro en forma de fuga, que recuerda a las oberturas francesas del Barroco.
    • En el Acto II, en la escena de los hombres con armadura, se adopta la forma musical tomada del canto gregoriano a tres voces.

    Todos estos elementos diversos fueron integrados por Mozart con tal genialidad, que desembocaron en la creación de una unidad musical sublíme, la cual está posicionada en lo más alto de la música lírica universal.

    OBERTURA DE «LA FLAUTA MÁGICA»

    La obertura se inicia lentamente con un triple acorde que recuerda la “batería masónica”,  anunciando el carácter propagandístico de la ópera. Este acorde simboliza el compañero, el grado de Mozart en la masonería.

    Esta obertura no recoge ningún tema de la trama posterior, en lugar de eso, Mozart roba un tema a Muzio Clementi (pianista y compositor clásico italiano 1752-1832) de dos años antes, la sonata op.24, lo cual adelanta el sentido épico, de aventura y conquista del desarrollo de la obra, en un Allegro con caracter de fuga.

    La estructura de la obertura sería:

    • Introducción lenta.
    • Derivaciones.
    • Golpes (mitad de la obertura 3:30).
    • Desarrollo del tema.
    • Re-exposición del tema con sus derivaciones.

    ACTO I – LA FLAUTA MÁGICA

    ACTO I – CUADRO 1 – En las tierras rocosas

    El príncipe Tamino aparece en escena vestido con un traje de caza japónico, oriental, y es perseguido por una serpiente (similitud de la serpiente con Adán en el Génesis).

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    Ha perdido su arma y ruega por su vida hasta que se desmaya: “¡Ayuda! ¡Ayuda!”.
    Zu Hilfe! Zu Hilfe!”.

    Es importante destacar el detalle del desmayo, pues simboliza la muerte previa al nacimiento, que deberá protagonizar para iniciar el proceso de pruebas, requerido por el ritual masónico, para el que ha sido elegido.

    Sturm und Drang.

    El tópico musical que se emplea es el Sturm und Drang, que expresa tormenta o ímpetu, conflagración de los sonidos.

    En esta escena de desesperación, los violines hacen un arpegio (manera de ejecutar los tonos de un acorde, en vez de manera simultánea, se hacen oír en sucesión rápida, generalmente del más grave al más agudo).

    Aparecen Tres Damas para matar al monstruo y quedan prendadas de Tamino, pero tienen que irse, aunque prometen al príncipe que volverán de nuevo.

    El tópico musical empleado es el maestoso (se emplea para indicar a los intérpretes que toquen un determinado pasaje de música de una manera majestuosa, digna y señorial, a veces como una marcha). Die Drei Damen”.

    ACTO I – CUADRO 1a – En las tierras rocosas

    Cuando Tamino se despierta ve a la serpiente muerta y en ese monento, aparece Papageno, mitad hombre mitad pájaro, cantando, silbando y tocando la flauta.

    Es el pajarero de la Reina de la noche y canta “Der Vogelfänger bin ich ja”.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    Tamino piensa que Papageno lo salvó de la  serpiente, matándola, y Papageno lo admite.

    Pero vuelven Las Tres Damas y castigan a Papageno por mentir, dándole agua y piedras para comer y cerrándole la boca con un candado de oro.

    A Tamino le entregan un retrato de Pamina y ven como él se emociona. Entonces, le auguran que su destino será: fama, honor y felicidad.

    Tamino canta íntimamente, “Este retrato es encantadoramente bello” . No sabe quién es, pero está enamorado.

      “Dies Bildnis ist bezaubernd schön”

    Este aria tiene dos figuras propias de Mozart: Heptacordo descendente (bajada de siete   notas) mostrando amor y fraternidad (principio).

    Y la cuarta disminuida con ascensoIch fühlindica anhelo o añoranza.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO I – CUADRO 1b – En las tierras rocosas

    Las Tres Damas comunican a Tamino que la Reina de la noche desea que él rescate a su hija que está en el castillo del demonio Sarastro. De repente se oye un trueno y cae la noche, abriéndose las montañas y apareciendo la Reina de la noche con su aria “¿Oh, no tiembles, querido hijo mío!”. Este aria tiene estructura binaria y precisa de brillantes vocacalizaciones por parte de la soprano.

    “Oh zittre nicht, mein lieber Sohn!” 

    Recitativo. Parte central con rasgo de Mozart de pentacordo descendente (5 notas descendiendo) expresando tristeza, sufrimiento o renuncia. Aria de Bravura o coraje con coloratura mostrando su gran aflicción.

    La reina pide a Tamino que rescate a su hija y se quede con ella para siempre, retirándose y dando paso de nuevo al día.

    Tamino encuentra a Papageno, el cual no puede hablar e interpreta  “Hm, hm, hm”.

    Las Tres Damas liberan a Papageno y de parte de la princesa, le piden, que acompañe a Tamino, pero como saben que tiene miedo de Sarastro, le regalan unas campanillas de plata mágicas.

    También regalan una flauta mágica de oro a Tamino, que al triste le vuelve alegre y al soltero enamorado.

    Las Damas les dicen que sigan a los tres muchachos jóvenes, bellos, nobles y sabios hasta el castillo.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO I – CUADRO 2 – En la habitación con jeroglíficos del Palacio de Sarastro

    Unos esclavos y Monostatos, siervos de Sarastro, entran con Pamina, la sujetan y la atan. Esta intenta evitar a Monostatos, quien la acosa y la desea. Monostatos expresa su energía pecaminosa con el tópico del Sturm und Drang, que expresa ímpetu, conflagración de los sonidos:  “¡Entra, pichoncita entra!”         “Du feines Täubchen, nur herein!”.

    Pamina rechaza a Monostatos y en ese momento entra Papageno, el cual se asusta por que nunca ha visto a un hombre de raza negra, pero reflexiona y entiende que, si los pájaros pueden ser negros, los hombres también.

    Se escapa con Pamina y él comprueba que ella es la del retrato, el cual recibió de un príncipe enamorado de ella, que va a rescatarla por encargo de su madre la Reina.

    Antes de salir, cantan un dúo sobre la necesidad que sienten de amor en las vidas “A los hombres que sienten el amor”.  Bei Männern, welche Liebe fühlen”.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO I – CUADRO 3 – En el bosque, ante el Palacio de Sarastro

    Tamino es conducido por los tres muchachos, que son geniecillos benéficos, hasta el palacio de Sarastro, y le dicen: “Esta senda te conduce a la meta”, «debes ser firme, paciente y callado» (atributos masónicos) y que el hombre sabio triunfará sobre la superstición y así llegará la paz, y que la paz será un cielo y los mortales serán como dioses (otra vez ideales masónicos e Iluministas indicando que la humanidad ha de regenerarse con la educación).

      “Zum Ziele hin führt dich diese Bahn” .

    Tamino encuentra un templo con tres puertas: en el medio, la puerta de la Sabiduría, a la derecha, la de la Razón, y a la izquierda, la de la Naturaleza.

    En este momento la orquesta puntúa con acentos impulsivos la valentía de Tamino, lo que también es una figura muy propia desde Mozart hasta Wagner.

    Entra por la puerta de la Sabiduría porque las otras le impiden pasar Zurück!”, “¡Atrás!”.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO I – CUADRO 3a – En el bosque, ante el Palacio de Sarastro

    Un Orador habla con Tamino sobre Pamina y Sarastro, dejando al joven confundido.

    Entonces Tamino, decide tocar su flauta para recuperar la serenidad, y afrontar sus miedos, lo cual es una clara alusión al mito de Orfeo para amansar a las fieras.

    Como ya se ha citado previamente, la flauta en esta ópera representa a la música, como elemento reconciliador entre los hombres.

    Un coro de “Invisibles” informan a Tamino de que Pamina vive y él empieza a tocar su flauta con agradecimiento. El sonido atrae a los animales del bosque.

    Al tocar la flauta se oye la melodía que siempre toca Papageno Wie stark ist nicht dein Zauberton”, “¡Qué poderosa es la magia de tu sonido!”), surgiendo el diálogo de flautas de Tamino y Papageno.  

    Pamina y Papageno buscan también a Tamino y oyen su flauta. Monostatos, al oír a Papageno, aparece e intenta atraparles.

    Llama a sus esclavos, que vienen con cadenas, pero Papageno utiliza el regalo de las Tres Damas y con sus campanillas les detiene y le hace bailar y cantar

    Schnelle FüBe, rascher Mut”, “Pies rápidos y coraje protegen”

      “Das Klinget so herrlich!”, “Qué sonido más hermoso!”).

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO I – CUADRO 3b – En el bosque, ante el Palacio de Sarastro

    Se oyen trombones con toque majestuoso y Sarastro es anunciado por un coro invisible “Es lebe Sarastro, Sarastro lebe!”, “¡Larga vida a Sarastro, viva Sarastro!”).

    Entra de forma triunfal, con sus sacerdotes y montado en un carro tirado por seis leones.

    Se escucha el canto tembloroso de Papageno , que muestra tener mucho miedo de Sarastro.

    Pamina le implora que le perdone su huida; ella quería escapar de Monostatos, quien le estaba acosando.

    Sarastro ya sabía todo eso y que está enamorada de otro, y aunque la perdona y dice no desear obligarla a amarle añade que no la soltará.

    Cuando ella apela al amor materno-filial, Sarastro responde que perdería su felicidad junto a su madre, y añade que es orgullosa y que un hombre debe guiar los pasos de las mujeres para que no sobrepasen la esfera que les corresponde.

    «Herr! Ich bin zwar Verbrecherin!

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO I – CUADRO 3c – En el bosque, ante el Palacio de Sarastro

    Tamino entra sujetado por Monostatos.

    Pamina y Tamino se reconocen y se abrazan fuertemente, lo que provoca la furia de Monostatos, que los separa inmediatamente y ruega a su señor que los castigue.

    «Nun, stolzer Jüngling, nur hierher!»

    Sarastro, imparcial, sentencia un castigo de setenta y siete azotes, pero sobre Monostatos, al cual se lo llevan sus sacerdotes.

    Para terminar, ordena que acompañen a Papageno y a Tamino al templo de las pruebas, con las cabezas cubiertas con sacos, para ser iniciados.

    Tamino al principio creía que Sarastro era un cruel tirano y sus sacerdotes, fanáticos hipócritas, según lo dicho por la Reina de la Noche.

    Con esto Mozart da a entender, que la Reina de la Noche representa todas las supersticiones, que corren por aquellos días en contra de la masonería.

    Ahora es el turno de Sarastro, quien representa a la Sabiduría y será el que disipe el prejuicio y la superstición.

    Tamino pregunta a Sarastro que es lo que permite entrar en estos muros y Sarastro le responde: amistad y amor.

    Se termina este acto de forma grandiosa por el coro y la orquesta.

    «Führt diese beiden Fremdlinge».

    ACTO II – LA FLAUTA MÁGICA

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO II – CUADRO 1 – Un bosque de palmeras

    El segundo acto se abre con la marcha de los sacerdotes.

    Sarastro y sus sacerdotes, en procesión solemne, se reúnen en su templo de Isis y Osiris

    Debaten la posibilidad de acoger a Papageno y a Tamino e iniciarlos en sus prácticas.

    Todos aceptan la propuesta, pero deberán ser virtuosos y superar una serie de pruebas.

    Se escuchan los toques del Compañero masón PA PAM PA (tres veces).

    Marsch der Priester (Andante)

    En este momento, canta Sarastro el aria con coro, rogando a los dioses que los fortalezcan con virtudes y los acojan en caso de que deban morir.

     “O Isis und Osiris”

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO II – CUADRO 2 – En una sala, de noche, con tormentas

    Tres sacerdotes conducen a Tamino y a Papageno hasta la sala donde se harán las pruebas, y les quitan los sacos.

    Tamino y Papageno entablan una conversación en la que suenan los truenos que atemorizan a Papageno. Después entran unos sacerdotes con antorchas, con los cuales Tamino sentencia que, estaría dispuesto a dar su vida por la amistad y el amor y someterse a pruebas por ello.

    Sobre esto Papageno no está muy de acuerdo. Él es un hombre primitivo  y hasta que no le aseguren una mujer joven y bella, o sea Papagena, no acepta.

    Pero debe prometer no hablar con ella si la ve. Tienen que permanecer en silencio, y no hablar con ninguna mujer.

    En este dúo se detallan las principales motivaciones de la prueba (“Bewahret euch vor Weibertuecken”).

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO II – CUADRO 2a – En una sala, de noche, con tormentas

    Las Tres Damas aparecen desde el suelo y cantan el quinteto (“Wie? Wie? Wie?”), con el que los intentan convencer de que ese no es un buen lugar.

    Papageno no para de preguntar a Tamino si lo que dicen es verdad, pero Tamino, que es fuerte (se está fortaleciendo su carácter con la iniciación), no piensa en lo que puedan decir.

    Ellas insisten en que la Reina de la Noche se dirige hacia el templo, mientras que Papageno se desmaya. Pero se oye a los sacerdotes, que las expulsan hasta que desaparecen en el suelo.

    Entran estos y se llevan a Tamino. A Papageno le hacen levantarse para poder seguir guiándolo.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    Diana Damrau como «La Reina de la noche»

    ACTO II – CUADRO 3 – Un jardín

    Pamina duerme bajo la luz de la luna.

    Entra Monostatos y canta su aria sin que nadie lo vea, (“Alles fühlt der Liebe Freuden”),  lamentándose porque no puede amar a un ser tan hermoso como la luna porque lo negro es feo.

    Se acerca a Pamina, pero la Reina de la Noche surge del suelo. Pamina se despierta y Monostatos se esconde.

    La Reina se enfurece al ver que Tamino se ha puesto del lado de Sarastro,  y pide venganza por ello.

    En el aria más famosa de la ópera (“Der Hölle Racge kocht in meinem Herzen”) expresa con un violento strum und drang, que se siente engañada y ordena a Pamina que mate a Sarastro, amenazándola con abandonarla para siempre.

    Con esta figura musical se expresa cólera, venganza, indignación y deseos asesinos, constituyendo un aria de agitación, propia de una obra trágica. Le da el cuchillo a su hija para que asesine a Sarastro y se marcha enfurecida.

    ACTO II – CUADRO 3 – Un jardín

    Pamina duerme bajo la luz de la luna.

    Entra Monostatos y canta su aria sin que nadie lo vea, (“Alles fühlt der Liebe Freuden”),  lamentándose porque no puede amar a un ser tan hermoso como la luna porque lo negro es feo.

    Se acerca a Pamina, pero la Reina de la Noche surge del suelo. Pamina se despierta y Monostatos se esconde.

    La Reina se enfurece al ver que Tamino se ha puesto del lado de Sarastro,  y pide venganza por ello.

    En el aria más famosa de la ópera (“Der Hölle Racge kocht in meinem Herzen”) expresa con un violento strum und drang, que se siente engañada y ordena a Pamina que mate a Sarastro, amenazándola con abandonarla para siempre.

    Con esta figura musical se expresa cólera, venganza, indignación y deseos asesinos, constituyendo un aria de agitación, propia de una obra trágica. Le da el cuchillo a su hija para que asesine a Sarastro y se marcha enfurecida.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    Diana Damrau como «La Reina de la noche»

    Se incluye video de este aria por Diana Damrau, que para mi gusto, hace una interpretación magnífica de este personaje.

    ACTO II – CUADRO 3a – Un jardín

    Monostatos sale de su escondite y decide vengarse de Sarastro pidiendo a Pamina que se case con él, pero Pamina se niega.

    Llega Sarastro para consolar a Pamina y tomar justicia, a la manera que se tiene dentro de esos muros, que no conocen venganza. (“In diesen heil’gen Hallen”).

    Este aria de Sarastro es su aria máscara, ya que según Roger Alier (musicólogo 1941), cada personaje tiene su aria representativa, dónde se muestra sereno, noble y señorial. Mientras que la Reina de la Noche expresa siempre furor y Papageno su aire popular y campesino.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    Sebastián Campione como «Sarastro»

    PAMINA Y TAMINO

    ACTO II – CUADRO 4 – En la sala de las pruebas

    Tamino y Papageno siguen superando las distintas pruebas impuestas.

    En este momento, se enfrentan a la prueba del silencio, pero Papageno no calla. Surge del suelo una mujer vieja y fea, que ofrece agua a Papageno, que no para de hablar con ella y descubre que tiene 18 años y dos minutos, y además tiene un amante, el mismo Papageno.

    Cuando va a preguntar el nombre de la anciana, un trueno suena y la vieja desaparece.

    Los muchachos llegan para traerles comida y sus instrumentos. Entregan a Tamino su flauta y a Papageno sus campanillas, y desaparecen. Tamino toca la flauta mientras Papageno come y bebe.

    Aparece Pamina al sonido de la flauta, que, al no obtener respuesta alguna por parte de Tamino, piensa que no le quiere y, muy herida, canta su bellísima aria de dolor usando el pentacordo descendente (figura propia de Tristeza o renuncia en Mozart). Ach, ich fühl’s, es ist verschwunden”.

    Es el momento más solemne de toda la obra.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO II – CUADRO 5 – Una gran sala abovedada, en el interior de una pirámide

    Sarastro, junto con el coro de los sacerdotes, inician un ritual.

    “O, Isis Und Osiris, welche Wonne”.

    Se trata de uno de los pasajes corales más representativos de la época.

    Tamino, frente al gran sacerdote, escucha sus palabras.

    Entonces entra Pamina con un saco en la cabeza, acompañada por los sacerdotes junto a Tamino.

    Sarastro le quita el saco. No cesa de preguntar por Tamino, que está a su lado, pero Tamino no habla con ella.

    En este trío se relata que han de separarse, y los dos lo aceptan, porque les prometen que volverán a encontrarse.

    Soll ich dich, Treuer, nicht mehr sehn?”. 

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO II – CUADRO 6 – Jardín pequeño

    Papageno está solo y perdido en la sala donde se realizan las pruebas. No encuentra la salida, siempre le dicen: Atrás! (Zurück!).

    Al acercarse a un sacerdote, éste le reprocha que su comportamiento merece un castigo, pero los dioses, benignos, lo perdonan.

    A cambio nunca sentirá las alegrías de los iniciados. Papageno se conforma con un vaso de vino, que le es concedido, y con una muchacha que le haga caso y que le quiera. Ein Mädchen oder Wibchen Wünscht Papageno sich!”.

    Cantando, encuentra a su mujer, pero es la misma anciana que le pide su eternidad. Él accede con desgana porque, si no, vivirá encarcelado sin una amiga, para compartir el mundo que tanto le gusta.

    En ese momento, ella se convierte en una hermosa joven, Papagena, pero la pierde porque se acerca un sacerdote; aún no es digno de ella, le dice.

    Papageno se hunde en la tierra, porque no quiere hacer caso al sacerdote.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO II – CUADRO 7 – Un jardín

    Los tres muchachos anuncian la llegada de la mañana y hablan de Pamina.

     “Bald Prangt, den Morgen zu verkuenden!”.

    Pamina, al creerse rechazada por Tamino, decide suicidarse. A punto está, pero los jóvenes genios la salvan a tiempo, y le piden que tenga paciencia.

    “Ha, Unglückliche, halt ein!”.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    «ACTO II – CUADRO 8 – Dos montañas, una arroja fuego y la otra agua

    Dos hombres con armadura traen a Tamino para que supere las pruebas de agua y fuego. Antes de la prueba, Pamina aparece dispuesta a verle.

    “Der, weicher wndert diese Strasse voll Beschwerden”.

    Para este momento tan solemne, Mozart elige un coral luterano del norte de Alemania a tres voces (Coral 177 del libro de Philipp Nicolai) y lo trata como trataría Bach un «cantus firmus» (canto fijo es una melodía previa, que sirve de base a una composición polifónica, y que en ocasiones se escribe aparte, para ser tocada en notas de larga duración), es decir un canto que es firme comentado por contrapunto a ambos lados de la línea. Este es el momento de mayor intensidad del ritual y una de las más bellas piezas existentes en la ópera universal.

    Deciden que, como Pamina no teme a la muerte, es digna de ser iniciada.

    Ambos se dan la mano.

    Tamino toca la flauta para poder atravesar la columna de fuego.

    Entran y salen de ésta. Tamino vuelve a tocar la flauta y se dirigen a la montaña, que arroja agua.

    Vuelven a entrar y a salir de la montaña.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO II – CUADRO 8a – Dos montañas, una arroja fuego y la otra agua

    Aparece la entrada a un templo muy iluminado, dentro del cual se oyen gritos de triunfo y alegría por la pareja:

    Tamino mein! O welch ein Flück

    Lo importante de esta escena, es que se simboliza el viaje de autoconocimiento e iluminación de un joven y una joven, que van a ser iniciados, y esto significa en La Flauta Mágica, que se redime a la mujer de su papel social, y la alza en el misterio de la pareja, para alcanzar la plenitud de la existencia, un paralelismo con Isis y Osiris, así que la supremacía del varón sobre la mujer, es reemplazada por la interdependencia.

    Tamino y Pamina son iniciados en las ropas sacerdotales del templo, en la belleza, fuerza y sabiduría, que son los tres pilares del conocimiento masónico.

    LA FLAUTA MAGICA ESCENA 1 CUADRO 1

    ACTO II – CUADRO 9 – Pequeño jardín

    Papageno, al ver que ha perdido a Papagena, la busca desesperadamente cantando y tocando su silbato. Papagena, Papagena! Weibchen! Täucbchen!”.

    Decide ahorcarse. Pide que se apiaden de él, pero no se oye nada. Resignado, se dispone a colgarse.

    Los tres muchachos le detienen y le aconsejan que toque sus campanillas. Es el famoso dúo donde se encuentra con su amada Papagena, con la que decide tener muchos hijos Papagenos (“Pa-Pa-Pa-Pagena!”).

    En este dúo vuelve a aparecer el heptacordo descendente, que simboliza el amor y la amistad.

    ACTO II – CUADRO 10 – Subterráneos del templo

    La Reina de la Noche y Monostatos surgen del suelo.

     Nur stille, stille, stille, stille!”

    Tanto uno como otro, intentan atacar el poder de los sacerdotes y de Sarastro entrando en el templo.

    Esta estructura armónica musical (1º 6º 4º 5º) significa:

    Poder divino o mayestático o majestuoso, y aquí está referido a la Reina de la Noche, en su vertiente oscura.

    La Reina le ha prometido su hija a Monostatos, pero los sacerdotes los vencen con truenos y rayos.

    La Reina de la Noche y Monostatos son expulsados y se los traga la tierra.

    La orquesta refleja con un tutto aquel tremendo desastre.

    Sarastro convoca el reino de la luz y el reino de la verdad, dando lugar al coro final.

    “Die Strahien der Sonne vertreiben die Nacht”.

    Se canta a la belleza y a la sabiduría que han sido coronadas para siempre en aquel bello lugar.

    ÁLBUM MUSICAL DE «LA FLAUTA MÁGICA»

    Álbum discográfico de la ópera «La flauta mágica».
    Este álbum musical, publicado en Youtube, ha servido a esta Web para ilustrar con sus piezas el Análisis musical de la misma.
    Siendo su elenco el siguiente:

    Singverein der Gesellschaft der Musikfreunde in Wien,
    Wiener Philarmoniker,
    Conductor: Herbert Von Karajan,
    Anton Dermota, Tamino.
    Irmgard Seefried, Pamina.
    Erich Kunz, Papageno.
    Wilma Lipp, Reina de la Noche.
    Ludwing Weber, Sarastro.
    George London, Orador.
    Sena Jurinac, Friedl Riegler y Else Schürhoff, Las tres Damas.
    Emmy Loose, Papagena.
    Peter Klein, Monostatos.
    Hermine Steinmassl, Eleonore Dörpinghans y Annelies Stükl, Los tres genios.
    Viena, 1950.

    FUENTES DE «LA FLAUTA MÁGICA»

    Para elaborar esta Web se han analizado una serie de fuentes que se citan a continuación, y a las que se les rinde el merecido agradecimiento por compartir su información.

    Quizás también te interesa:

    La Traviata

    La Traviata

    La Traviata es una ópera en tres actos con música de Guiseppe Verdi y libreto en italiano de Francisco María Piave.Está basada en la novela de Alejandro Dumas (hijo) "La Dama de las Camelias" (1852).Esta obra muestra un drama psicológico de carácter intimista, que...